¿Qué hay detrás de una etiqueta? 14 diferencias entre amante y pareja

¿Las etiquetas en las relaciones te desconciertan? 

¿Quieres saber cuales son las verdaderas diferencias entre ser una amante o su chica y ser su novia?

Pues, no estás sola. 

Las personas se complican mucho cuando entran en la etapa de «definir la relación”.

Si bien estos términos parecen similares, algunos rasgos y características distinguen a una pareja o novia de una amante.

Hay una teoría muy interesante del psicólogo estadounidense Robert Stenberg. Es la teoría triangular del amor, que considera 3 componentes clave en cualquier relación para definir el tipo de vínculo, estos son:

  • Intimidad
  • Pasión 
  • Compromiso

De acuerdo a cómo se desarrollen estos elementos podrás decidir si estás en una relación de pareja o si simplemente son amantes. 

A continuación repasemos las diferencias para que puedas entender tu vínculo y pensar en tus próximos pasos.

14 diferencias innegables entre ser su chica/amante o su pareja

Tu confusión comienza al querer encontrar la respuesta a la pregunta, “¿Qué somos?»

Muchos chicos usan estos dos términos indistintamente. Por algo cuando un hombre habla de “su chica”, te quedas pensando, ¿pero es su novia o sólo algo casual?

Por lo tanto, es importante conocer la brecha entre ambos conceptos antes de comenzar a tener expectativas poco realistas de cualquier relación.

Estas son las diferencias clave que dan lugar a dos aspectos muy diferentes de estar con alguien.

1) Una pareja hace sacrificios

La disposición a hacer sacrificios muestra un profundo nivel de cuidado y compromiso por el otro.

A veces, los sacrificios ayudan a mantener la relación. 

Ayudan a construir intimidad y confianza en la relación. Hacen que la relación vaya hacia delante y prospere.

No siempre tienen que ser grandes gestos radicales. Puede ser hacer o dejar cosas por el bien del otro, como:

  • Cambiar tu «tiempo para ti» a tiempo de calidad con tu pareja
  • Voluntad de dejar de lado algún deseo
  • No necesitar tener razón en todo
  • Manejar el impulso constante de buscar la perfección
  • Voluntad de ayudarse mutuamente económicamente

A veces, es tan simple como hacer la compra ya que tu pareja está demasiado cansada.

2) Una pareja es más confiable

Puedes contar con tu pareja más que con tu amante.

Cuando te sientes triste, cuentas con tu pareja para que te anime. 

Cuando te enfermas, sabrás que tu pareja estará allí para cuidarte. 

Hay un compromiso y una responsabilidad.

Si bien algunos amantes también pueden ser confiables como una pareja, no siempre están listos y dispuestos a estar ahí para ti.

Un amante satisface tu necesidad de pasión e intimidad, pero no es la persona en la que quieres confiar para tus otras necesidades y metas de vida.

Con una pareja puedes pensar en pasar la vida con él.

Si actualmente eres una amante o una «amiga con beneficios» de un chico, puede ser difícil expresar si deseas algo más.

3) Una pareja se esfuerza en la relación

Tu pareja o novio prestará atención a tus necesidades. Estará presente en la relación y hará todo lo posible para que funcione y mantenerla viva.

Dedicar tiempo y esfuerzo a una relación la mantiene saludable. 

Este esfuerzo se puede ver incluso en estos pequeños detalles, como:

  • Estar ahí para animarte cuando tuviste un mal día
  • Apagar su teléfono para brindarte toda su atención
  • Llevando tu almuerzo favorito al trabajo
  • Haciéndote sentir amada, necesitada y especial
  • Halagando tu apariencia, tu inteligencia, etc.

Incluso si es una relación de larga distancia, tú y tu pareja mantendrán la llama encendida a través de videollamadas, mensajes y visitas regulares.

Un amante puede reemplazarte fácilmente cuando surge una oportunidad, una pareja se aferra al amor que tienen.

4) Una pareja está completamente comprometida con la relación

El compromiso es vital en una relación.

El término novia (o novio) es sinónimo de tener una relación comprometida.

Un novio es alguien con quien compartes emociones románticas. 

Tienes una relación íntima con esta persona que implica amor y sentimientos de atracción.

La relación está llena de amor y hay una conexión romántica, emocional, mental y espiritual.

Sabes que una pareja está comprometida contigo cuando muestra estos signos:

  • Él te hace parte de su vida
  • Se siente cómodo contigo
  • Siempre se esfuerza por conocerte más
  • Te escucha atentamente
  • Eres su prioridad

Los amantes no esperan mucho de la relación más que pasar un buen rato, especialmente en la cama.

El compromiso no es parte del vocabulario de un amante. Esta persona se despega de los tópicos del compromiso o la exclusividad como la peste.

La relación está llena de lujuria y es simplemente impulsada físicamente.

5) Una pareja puede ser de por vida

Una relación con una pareja es más íntima y está llena de emociones románticas. 

Implica tanto atracción como amor.

Esta persona está alineada con tus metas en la vida.

El futuro de tu amante no te incluye a ti, por lo que no se quedará mucho más tiempo.

Los amantes que se sienten íntima e inmensamente atraídos el uno por el otro físicamente eventualmente se aburrirán una vez que hayan satisfecho todas sus necesidades. 

Aunque es casual y divertida, una relación amorosa es fugaz.

Si bien la pasión es ardiente e intensa, nunca parece convertirse en otra cosa. Así que ten cuidado si te estás enamorando de tu amante.

Tus interacciones y el tiempo que pasas juntos terminan en el momento en que terminan en la cama. 

Si esta persona te llama su amante, créele. Es probable que no esté pensando en ti como una pareja a largo plazo.

6) Una relación de amantes está libre de drama

Una relación con un amante no es tan seria.

Pero cumple tus deseos y las fantasías en tu mente.

Es una relación superficial. No requiere mucho esfuerzo.

No existen compromisos que existan en comparación con una relación novio-novia.

Con un amante, no hay restricciones. 

Debido a que el esfuerzo es superficial o ninguno, está libre de cualquier tipo de complejidad.

Sabes que cualquier cosa o todo lo que hagas no fortalecerá ni debilitará lo que tienen.  

Se ven a menudo y se divierten juntos. Pero no hay compromiso. La relación no crece y no va a ninguna parte.

7) Un amante es 100% honesto

Aquí hablamos de la vida sexual.

Cuenta con la honestidad de tu amante para conocer y cumplir tus más íntimos deseos y fantasías.

Con esta persona podrás tener tus momentos y secretos más íntimos. Pueden acostarse juntos y tener relaciones sexuales sin inhibiciones.

Un amante es honesto, ya que sólo se queda cuando quiere pasar el rato o dormir contigo. Y tú lo sabes.

Los encuentros están llenos de sensualidad sin condiciones. Ambos disfrutan de lo nuevo, ya que les brinda un nivel diferente de emoción.

Puede ser algo más largo que una aventura de una noche. Aunque también puede durar algunas semanas o meses.

Pero el sexo casual entre amantes no es nada comparado con el sexo amoroso romántico con tu novio o pareja.

¿Por qué?

Porque una relación de pareja tiene un nivel especial de comodidad, confianza y seguridad, y todo lo que hace que el sexo sea glorioso no sólo placentero.

8) La atracción hacia un amante y la conexión es intensa

Estamos hablando de atracción física aquí.

La atracción física es parte de una relación y el contacto físico puede acercarte a alguien. 

Pero a los amantes solo les interesa conectarse físicamente contigo, nada más.

A tu amante le gusta la atracción física y la conexión sexual que están teniendo. Pero luego, le resulta difícil conectarse a nivel mental, emocional o espiritual.

9) La diferencia en conocer a familiares y amigos

Cuando se trata de un amante, nunca presentarás oficialmente a la persona a tu familia o amigos.

Un amante te mantendrá al margen de su familia y amigos. 

Hacer que su amante sea parte de su vida personal le daría a su relación un estatus oficial.

A una novia, él estará dispuesto a presentarla a su familia y amigos. 

Es porque la ve  seriamente como una futura pareja potencial. 

10) La diferencia en hacerse tiempo para el otro

No importa lo ocupados que estén, siempre encontrarán tiempo para comunicarse con la persona que aman y cuidan.

Una pareja prioriza pasar tiempo y conectarse contigo. 

Dar prioridad a la relación que tienen y las necesidades mutuas conduce a una conexión más profunda y satisfactoria.

11) ¿Se habla o no de un futuro juntos?

¿Se ven a sí mismos en el futuro del otro?

Con una pareja hablarás de todas estas cosas: planes, matrimonio, conocer familias, tener hijos en el futuro, etc. Esta persona ve un futuro contigo.

Un amante evita cualquier conversación que tenga que ver con un futuro juntos.

Si tu instinto te dice que tu amante está aquí solo para pasar un buen rato, confía en tu intuición.

Pero luego, como todos los asuntos del corazón, existe la posibilidad de que los amantes se conviertan en una relación de novio-novia. 

Sin embargo, debes saber qué es un suceso de uno en un millón.

La antropóloga biológica Helen Fisher, Ph.D. comparte que las personas que practican sexo casual con la esperanza de iniciar una conexión más seria están adoptando el concepto de «amor lento».

12) Diferencia en la comunicación

Un amante y una pareja difieren en gran medida en la forma en que se comunican.

Con un amante, la comunicación es limitada y, sobre todo, se trata de temas casuales y sin importancia. 

Las conversaciones con tu amante carecen de profundidad. Esta persona no muestra un interés sincero por cómo van las cosas en su vida.

Una pareja puede hablar de cada detalle más pequeño y grande contigo. Pueden discutir abiertamente los sueños, metas o planes de juego de los demás. 

Con una pareja llevas las conversaciones más lejos y a otro nivel.

13) Las peligrosas expectativas

Las expectativas varían con un amante y una pareja.

Hay reciprocidad y exclusividad al salir con una novia-novio.

Mientras que con un amante, esta relación exclusiva no existe. 

Como no hay nada de por medio, también se puede salir con otras personas. 

Cuando las cosas son casuales, nunca estableces expectativas de una persona.

Solo ten esto en cuenta: Lo casual no es para siempre, las emociones cambian y debemos estar atentas a cuidar de nosotras. Si lo casual ya no es para ti por que desarrollas sentimientos por tu amante es conveniente hablarlo y alejarte si no es reciproco. 

De una pareja, esperas más, desde comprensión hasta un futuro mejor. Cuentas con que esa persona esté allí para ti cuando la necesites e incluso cuando no la necesites.

14) Estado civil

Un amante es alguien con quien estás viendo casualmente o teniendo una aventura.

No hay compromiso ya que no tienes una relación oficial. Es más una relación informal a corto plazo.

Si tienes una relación oficial con esta persona, será tu pareja, tu novia o novio.

Significa que estás compartiendo un compromiso con esta persona. 

Saber la diferencia importa

Reconocer la diferencia entre un amante y una pareja es vital para los asuntos del corazón.

Esto te ayudará a darte cuenta de cuál es la relación más acorde con lo que deseas tener ahora y en el futuro.

Por ejemplo, si esperas tener una relación a largo plazo con la persona con la que estás saliendo, debes prestar atención a las señales hacia dónde se dirige. 

Fíjate si están cayendo más en el aspecto físico o si se están moviendo a un nivel diferente.

Tanto ser amantes como ser pareja tienen sus beneficios, pero son beneficios muy diferentes.

La relación con un amante puede ser significativa también. Recuerda que las relaciones nunca son blanco o negro. 

Pero al conocer estas diferencias, no se te romperá el corazón cuando un romance no se convierta en una relación seria.

Recuerda que las relaciones necesitan tiempo para construirse, desarrollarse y madurar.

¿Qué puedes hacer a continuación?

No hay nada de malo en tener un amante o serlo. Está totalmente bien si ambos están en la misma página.

El sexólogo clínico y psicoterapeuta Robert Weiss, Ph.D., MSW. Comparte,

«Si la actividad sexual casual no viola su código moral, su sentido de integridad o los compromisos que ha hecho con usted mismo y / o con los demás, entonces probablemente no será un problema para usted en términos de su bienestar psicológico.»

Si eliges mantener una relación con tu amante, ten esto muy en cuenta.

Establezcan las reglas temprano. Manténganlo dentro de los límites para evitar consecuencias innecesarias.

Ama lo real

Nada es mejor que apreciar lo auténtico y verdadero.

Si sientes que quieres algo más que un romance fugaz, no puedes quedarte sentada durante años esperando que tu amante se convierta en tu compañero de vida. 

Si bien no puedes obligar a alguien a tener una relación seria contigo, puedes cuidarte a ti misma.

Lo importante aquí es: Enfócate en amarte a ti misma.

Continúa conociendo a otras personas. No dejes de salir con otros hombres sólo porque tienes un amante. 

Considera tus necesidades, deseos y tu felicidad.

Puedes estar segura que llegará el momento que conozcas a alguien que no sea sólo un buen amante en la cama. Sino alguien con quien pasarás el tiempo y disfrutar juntos más allá de lo físico.

Confía que esto sucederá.