¿Qué 10 diferencias fundamentales hay entre querer y amar?

Querer a alguien y estar enamorado son dos cosas muy distintas. 

La diferencia puede no ser tan obvia al principio, especialmente cuando recién estás comenzando una nueva relación. 

Pero la buena noticia es que si prestas atención a ciertas características, puedes saber claramente si le gustas a alguien, te quiere o te ama. 

O lo que es más importante, si tú lo quieres o lo amas. Puedes descifrar si su relación se basa en una fugaz atracción o un verdadero amor profundo. 

Lo cierto es que decir “te amo” es más frecuentemente usado en la pareja. Un “te quiero” también se lo podemos decir a nuestros familiares, amigos y personas por las que sentimos un afecto o emociones bonitas. 

Vamos a profundizar un poco más en este artículo, para que puedas discernir mejor el estado real de tus relaciones.

Entonces, sin más preámbulos, comenzamos.

Aquí están las 9 principales diferencias entre querer y amar:

1) En el amor hay un verdadero compromiso

Es normal cuando comienza a gustarte alguien, que el afecto que sientes por él se base en sentimientos de pasión y atracción.

Es posible que sientas mariposas en el estómago cuando hablan. 

Parece que todas las canciones de amor en la radio hablan de ustedes dos.

También te encantará romantizar tu relación y soñar despierta sobre lo perfectos que son los dos juntos. 

Y cada vez que esa persona que te gusta te corresponde, puede ser una de las sensaciones más emocionantes del mundo.

Pero debes saber que estas emociones son muy diferentes a cuando sientes amor real por una persona.

En el amor, no dependes tanto de tus sentimientos para mantener una relación. 

Sabes que los sentimientos pueden ser engañosos y pueden cambiar fácilmente.

Cuando se trata de amor existe una clara decisión de tomarse la relación en serio. Y hay una intención fuerte de cumplir las promesas.

Tampoco te dejas influir fácilmente por lo que otras personas puedan pensar sobre su relación.

Es algo que va más allá del resto. Lo sientes dentro tuyo y los demás no pueden condicionarlo.

2) El amor es sacrificado muchas veces

Cuando realmente amas, significa que has aprendido a poner a otras personas en primer lugar.

Realmente deseas lo mejor para las personas que te rodean, por lo que estás dispuesta a ceder en ciertas cosas. 

De repente, las prioridades y valores del otro se vuelven algo compartido.

Cuando a las personas sólo les gustan alguien o inclusive si lo quieren, es posible que tengan motivos ocultos para querer comenzar una relación. 

Puede que quieran estar con otra persona con el único propósito de tener una conexión o algo físico. 

El querer podría asociarse más con un deseo de posesión. Parte de un lugar de carencia, de tener una expectativa y esperar que otro la satisfaga. 

Pero el amor es mucho más que eso.

Tu intención no es egoísta en absoluto. Realmente quieres tener un compañero de vida con el que puedas crecer y tener una conexión emocional profunda. 

Tal vez en las etapas iniciales de una relación, no estas dispuesta a cambiar tus malos hábitos y acciones por el otro. 

Pero a medida que te enamoras, es posible que notes que deseas mejorar constantemente para que también pueda mejorar tu relación.

A veces, ser desinteresado también significa dejar una relación romántica cuando sabes que los dos estarían mejor por separado. Este es el acto supremo de amor sacrificado.

Pero recuerda que esto no significa que te olvidas de ti por completo. 

Lo que intento decir aquí es que si amas a otra persona, dejas de pensar sólo en ti mismo. 

Tienes un gran deseo de hacer un esfuerzo adicional al servicio de los demás.

3) El amor se trata de ser vulnerable con otra persona

Si no se trata de amor real, todavía te esforzarás constantemente por mostrar la mejor versión de ti misma, incluso si no es tu yo más auténtico.

Puede que seas muy consciente de cómo te muestras ante los demás y, debido a esto, a menudo modificas tu comportamiento para dar lo mejor de ti.

En ese contexto no sería raro que pretendas ser alguien que realmente no eres. 

Puedes cambiar tu apariencia y los atuendos que usas. 

Dependiendo de con quién estés, también puedes comenzar a hacerte la graciosa o mencionar temas que normalmente no tocarías.

El amor, por otro lado, es una de las cosas más liberadoras del mundo. 

De repente, no tienes miedo de mostrar tu verdadero yo. 

No estás preocupada o ansiosa por no ser aceptada por lo que eres.

Desaparece la necesidad de impresionar a otras personas. Finalmente puedes decir que te sientes realmente cómoda contigo misma. 

No sientes la necesidad de controlar constantemente cómo te perciben los demás.

4) El amor es incondicional

Es cierto cuando dicen «quieres porque y amas a pesar”. 

El amor es incondicional cuando no hay nada que el otro deba hacer para “ganárselo”. Amas al otro sin condiciones. 

Piensa en el amor de madre por ejemplo, amará a su hijo sin importar lo que él haga o en quien se transforme. 

En el ámbito romántico, es posible que te sientas atraída por la apariencia física de alguien, sus logros o incluso sus rasgos de personalidad. 

Puede haber muchas razones diferentes por las que quieras agradarle a alguien. Una persona puede llamar tu atención y quieres conocerla más. A veces sientes una familiaridad y simpatía inmediatos por alguien. Vamos, que hasta puedes pensar que es tu llama gemela cuando apenas la conoces. 

Pero una vez que has desarrollado un vínculo más profundo, los atributos superficiales ya no son suficientes para mantener la relación. 

Sabrás que estás realmente enamorada si eres capaz de aceptar los defectos y debilidades de la otra persona.

Es muy poderoso cuando estás dispuesta a mirar más allá de los defectos, porque te preocupas mucho por el otro.

También sabrás que amas a alguien si no sientes la necesidad de reprochar sus errores. 

El amor incondicional significa dejar de llevar la puntuación de cada cosa que el otro haya hecho en el pasado.

Estás dispuesta a empezar de cero siempre que ambos hagan un esfuerzo por admitir sus errores y reconciliar sus desacuerdos. 

Nunca mencionarán las fallas del otro ​​con la intención de lastimarse.

5) El amor se desarrolla con el tiempo

Es muy fácil sentirse atraído o desear mucho a otra persona. Inclusive quererla, queremos a muchísimas personas en nuestras vidas. 

Y como ya mencionamos, en muchos casos, las personas se sienten atraídas inicialmente por alguien debido a su apariencia. Por eso la frase «amor a primera vista» es tan común.

Pero, lamentablemente, este tipo de atracción instantánea puede ser fugaz. El amor real, por otro lado, es algo que se cultiva con el tiempo.

No hay atajos para amar. 

Hay que tener paciencia para conocer a la otra persona no solo a nivel físico, sino también a nivel emocional.

Para desarrollar un vínculo profundo e inquebrantable, debe pasar por muchas experiencias con otra persona. Es sólo a través del tiempo que realmente podrán discernir si son compatibles entre sí.

6) el amor dura toda la vida

Si sólo te gusta o quieres alguien, tus afecto pueden ser impredecible y cambiante.

Esos sentimientos pueden encenderse y apagarse muy rápidamente dependiendo de las circunstancias. 

Por ejemplo, si encuentras a alguien que te guste aún más, también podrías cambiar rápidamente de opinión sobre lo que sientes.

Pero la realidad es que si realmente amas a alguien, no puedes dejar de amarlo. 

Ese amor durará mientras vivas. 

Y me arriesgaría a decir que esto es así inclusive con alguien de quien te has separado. Si has tenido una relación profunda de amor, aunque se transforme el vínculo, ese sentimiento nunca desaparece. 

El afecto definitivamente puede transformarse en diferentes formas de amor. 

De un tipo de amor romántico, tal vez podría cambiar a un tipo de amor más platónico o fraternal o viceversa.

Pero al final del día, seguirá siendo amor. 

Si lo que sientes es real y genuino, eso nunca cambiará. No es algo que sea temporal o de corta duración.

7) No confundas uno con otro

Es difícil confiar plenamente en alguien que no seas tú misma.

Si no tienes una conexión sólida con otra persona, es posible que te preguntes si está tan comprometido contigo como lo estás tu con él.

¿Te encuentras siempre haciéndole a tu pareja un sinfín de preguntas sobre dónde estuvo o con quién está? 

¿Siempre estás ansiosa cuando no están juntos? 

¿Sientes la tentación de revisar su teléfono en busca de mensajes no deseados?

Estos son signos de que sólo se quieren y tienen expectativas sobre otro.

Pero si el amor está involucrado, no tienes por qué sentir celos. 

Confías en que tú y tu pareja no harán nada que comprometa la integridad de su relación.

Tampoco hay secretos entre ustedes. Son capaces de contarse cada uno de los detalles de su vida sin esconder nada.

E incluso estás en una relación a larga distancia, puedes dormir profundamente por la noche. Estás absolutamente segura de que tu pareja no romperá las promesas que se hicieron.

8) El amor no se trata sólo del presente

Cuando te gusta alguien, puedes notar que sólo estás enfocado en resolver problemas a corto plazo. 

No sabes realmente lo que te depara el futuro y preferirías seguir fluyendo.

Pero si están en una relación amorosa, es natural que ambos planeen juntos un futuro concreto. Están muy involucrados en la vida del otro porque planean permanecer juntos a largo plazo.

Como pareja, es posible que también hablen sobre sus sueños juntos como también proyectos individuales. 

Su objetivo final es que puedan encontrar una manera de alinear todos los planes de la mejor manera posible.

El amor también se trata de tomar decisiones difíciles basadas en lo que es bueno a largo plazo y no en lo que es conveniente en este momento.

Sí, puede ser fácil concentrarse solo en el corto plazo. Pero el amor no se trata de tomar el camino fácil. 

Se trata de hacer lo correcto por el bien de todos los involucrados.

9) El amor persevera

Todos sabemos que las relaciones implican mucho trabajo. 

No siempre será todo color de rosa. Especialmente si han estado juntos durante mucho tiempo.

Debido a que todos somos distintos y percibimos la vida desde nuestro único punto de vista, es inevitable que nos encontremos con numerosas pruebas y problemas en nuestras relaciones. 

Si sólo quieres a alguien, puede que sea más fácil rendirte cuando sientas que surge la tensión.

Pero el amor se trata de tener la esperanza de poder superar todos los obstáculos. 

Tienes fe en que puedes aprender de todas las experiencias no tan buenas para poder seguir avanzando en la relación. Lo que no nos mata, nos hace más fuertes. 

Con amor, existe una verdadera y auténtica satisfacción en su relación a pesar de la presencia de innumerables contratiempos. 

Sientes una gran paz y seguridad al tener a tu hombre amado a tu lado.

10) El amor es veraz y honesto

Cuando estás con alguien con quien no eres tan cercana, es posible que estés más dispuesta a decir algunas mentiras piadosas para que se sientan mejor. 

Puedes pensar que no te corresponde corregir o señalar los errores de los demás.

Pero si realmente amas a una persona, te preocupa ayudarlo a mejorar, incluso aunque se difícil confrontarlo.

Por ejemplo, cuando sabes que tu pareja está haciendo algo mal, la solución más amorosa sería decírselo directamente en lugar de ignorar su error.

Al principio, esto puede resultarte incómodo. Es posible que no desees molestar a tu pareja ni causar conflictos entre ustedes dos. 

Pero si realmente lo amas, preferirás ser honesta al respecto para que, en última instancia, puedas ayudarlo a crecer y mejorar.

El amor puede cambiar el mundo

Quizás después de leer este artículo, te hayas dado cuenta de que deseas experimentar más amor en tu vida.

Si este es tu deseo, quiero recordarte que el amor requiere tiempo para construirse. 

No es algo que pueda suceder de la noche a la mañana. 

Pero tenemos la gran suerte de poder brindarlo sin límite. Si quieres más amor en tu vida simplemente tienes que darlo más.

Dale el tiempo adecuado para que se desarrolle en tu pareja. Nútrelo y cultívalo con las personas que te rodean. 

Y una vez que hayas creado una conexión fuerte y profunda, el amor realmente puede cambiar el mundo para mejor.

Como personas, el amor es simplemente lo que mejor hacemos. 

Es lo único que garantiza que podamos ser confiados, perseverantes, fuertes, entre muchos otros rasgos que cambian la vida.

Dicho esto, espero haberte motivado a seguir amando cada día más. 

Nunca pierdas la esperanza en el gran impacto que el amor puede traer a nuestro mundo.

Todos tenemos amor en nuestra vida, sólo debemos aprender a verlo y apreciarlo.