¿Por qué él te mira a los ojos cuando hacen el amor?

Existe un microsegundo mágico que quiere y puede decir muchas cosas: cuando él te mira.

La mirada dice mucho de quiénes somos y qué tipo de vinculo tenemos.

A la hora de la intimidad, tiene aún un significado más profundo.

Es normal que te preguntes entonces por qué él te mira a los ojos mientras hacen el amor.

¿Tiene un significado diferente?

Aquí encontrarás la respuesta a tu duda.

Además, te daré consejos para mejorar tu experiencia sexual con tu compañero. ¿Estás lista? 

Significado de mirar a los ojos

La comunicación visual es fundamental para cualquier ser vivo. 

Cómo movamos nuestros ojos y la intensidad que generemos con ellos tienen un porqué.

La mayoría de las veces estos movimientos se dan de manera involuntaria.

Pero hay momentos en que decidimos poner foco para generar una reacción en el otro.

Y es por este motivo que, el que te mire a los ojos, es muy valioso.

No importa si son una pareja estable, salieron una vez, o aún no concretaron la primera cita.

Si él decide mirarte a los ojos, su mensaje demuestra una intención. 

Él está concentrándose en ti porque le interesas.

Puede que quiera demostrarte que le importe lo que estés diciendo.

O, si aún no se conocen bien, su mirada se fija en ti porque no puede parar de mirarte.

Si te mira a los ojos está demostrando que eres importante para él. 

Así lo afirma el escritor Paulo Coelho: 

«Nadie puede mentir, nadie puede ocultar nada cuando mira directo a los ojos.»

Coelho afirma lo que es sabiduría popular.

Las personas que tienen la capacidad de mirar a los ojos suelen ser:

  • seguras de sí mismas y/o
  • sinceras, ya que no intentan ocultar nada.

Al menos esta es una creencia que muchos suelen tener.

Y es que mirar a los ojos a alguien sin sentimientos honestos, no es tarea fácil.

Así que, seguramente, la mirada de tu chico esconda una buena señal. 

¿Qué significa que me mire a los ojos mientras hacemos el amor? 

Antes que nada, ¡felicitaciones!

Si él ha llegado a este punto al estar contigo, significa que no tiene miedo.

Quiere que conozcas su verdad: ¡le encantas!

Mirar a los ojos mientras se tienen relaciones sexuales es señal de estar haciendo el amor.

Sí, tranquila, has leído bien: hacer el amor.

La diferencia es muy sencilla: no es lo mismo tener relaciones sexuales a hacer el amor.

La primera es un acto íntimo de deseo carnal, mientras que hacer el amor habla de sentimientos. Un artículo de la investigadora Mylene Bolmont demostró el rol que juega la mirada en el amor.

La experta concluyó que, las miradas largas y frecuentes son una indicación de interés genuino. Esto incluye el interés del tipo romántico.

«La mirada mutua es un indicador confiable de amor entre las parejas, y también ayuda a diferenciar el amor de la lujuria. Cuando se trata de amor, las miradas no son más largas y son más hacia la cara que al cuerpo. En cambio, cuando se trata de lujuria, es al revés.»

¿Has llegado a la conclusión obvia?

Sí, hay una gran probabilidad de que él esté comenzando a enamorarse de ti. 

Si esto no te deja tranquila, aquí te dejo más pistas para descubrir si él está enamorado o no.

¿Qué suelen hacer los hombres enamorados en la cama?

Ya hemos hablado de lo importante que es que te mire a los ojos.

Pero si hace algunos de estos actos también, puede que tu hombre esté loco por ti.

  • Quiere que lo disfrutes

No sólo quiere pasarla bien, sino que tú seas el centro de atención.

Lo más probable es que él se preocupe por consentirte para lograr tu satisfacción.

Obviamente, no dejará de lado su propio disfrute. 

Pero se preocupará para que ambos lleguen al clímax en cada encuentro hot. 

  • Posiciones que elige entre las sábanas

Seguramente le da importancia no solo al juego previo, sino que también a las posiciones.

Si a tu hombre le gusta hacerlo de lado, está buscando reconfirmar tus sentimientos por él.

Esta posición implica mucha intimidad y demuestra que es sensible y cariñoso.

Si en cambio prefiere tenerte encima, sabe cómo ser atento contigo.

Su prioridad es darte placer, por eso le gusta que tomes el control.

Si es clásico y le gusta el misionero, busca estabilidad contigo.

Los que prefieren esta posición quieren hacer las cosas bien con el otro.

Su intención es seguir los pasos básicos para entablar una relación. 

  • Sus besos y acciones son delicadas

A la hora de tener relaciones, hay señales de amor sutiles que dicen mucho.

Puede que sus besos y caricias sean gentiles y suaves.

Probablemente disfrute apartar tu cabello de tu cara antes, durante o después de intimar.

Si al hacerlo, mira a tus ojos, esto expresa, aún más, que siente una gran ternura por ti.

O tal vez tome tu cabeza con sus manos en forma de copa, para protegerte en el movimiento.

Esto no quita que habrá momentos de pasión entre ustedes. 

Sus gestos demuestran que quiere cuidarte y aprecia cada segundo a tu lado.

  • Es romántico

Puede que le guste darle un giro romántico al encuentro sexual.

¿Prepara el ambiente con velas o música? ¿Susurra a tu oído mientras lo hacen?

O, simplemente, tiene presente el juego previo con caricias y besos profundos.

Obviamente, las frases románticas pueden aparecer durante el encuentro.

Pero no es necesario que lo haga para considerarse un acto sexual romántico.

Lo importante es que te trate con dulzura y ternura.

  • Quiere que lo sepas

Este es un detalle de los que no tienen miedo a nada.

Si él te dice a menudo lo bien que la pasa contigo y lo importante que eres para él, no hay dudas.

Quiere que sepas que tiene sentimientos por ti.

Y mejor aún, te está dejando muy en claro que quiere repetir.

Características y tipos de miradas en la cama

Es muy buena señal que al tener relaciones te mire. 

Aquí te daré más datos a tener en cuenta para saber si su mirada significa mucho más.

  • Le brillan los ojos

Su manera de mirarte es muy importante. 

Richard Bandler y John Grinder, padres de la Programación Neurolingüística, aseguran que,

«cuando algo nos produce interés, nuestras pupilas se dilatan.»

Además, suele generarse un sutil lagrimeo que genera ese brillo tan particular.

Esto sucede cuando vemos algo que nos causa placer o satisfacción (estímulos positivos).

Un ejemplo claro de esta reacción ocular es cuando estamos enamorados.

Al mirar a la persona que nos atrae, nuestros sentimientos afloran de manera inconsciente.

Esto genera cambios en nuestras pupilas como la dilatación y el brillo. 

¿Ya lo tienes claro? Si su mirada cambia de esta manera, sus sentimientos son positivos.

No lo olvides; los ojos son un claro reflejo de sus emociones. 

  • Te mira fijamente

Una señal clásica para saber si un hombre está a gusto contigo en la cama es saber cómo te mira.

Como reza el dicho “la mirada es el espejo del alma”; sus ojos te indicarán la verdad.

¿Busca tu mirada? ¿Te mira fijamente mientras tienen relaciones?

Si es así, la conexión que tienen es profunda y demuestra complicidad entre ustedes.

Eso significa que no sólo está cómodo contigo, sino que además lo disfruta y quiere más…

Cuando un hombre te mira a los ojos durante el sexo, está buscando más que un vínculo físico.

  • No me mira; cierra los ojos

Ya lo decía el pintor Paul Gauguin, «cierro los ojos para poder ver».

Si tu pareja es de cerrar los ojos al hacer el amor, no es motivo de preocupación.

Aaron Ben-Ze’ev, filósofo y escritor sobre el amor en la pareja, afirma que,

«a pesar del papel esencial del contacto visual en el amor, cerrar los ojos durante las relaciones sexuales es común y se expresa en varios hábitos, como tener relaciones sexuales con la luz apagada y excitarse con los ojos vendados.»

Efectivamente, la imaginación juega un papel clave a la hora del sexo.

No es motivo de alarma si tu hombre prefiere los ojos cerrados.

Puede que lo estimule imaginarse en otro escenario contigo.

O tal vez se sienta más confiado de sí mismo y logre concentrarse mejor.

Abrir los ojos no es para todos por igual y tampoco es obligatorio hacerlo en el sexo.

  • Cierra y abre los ojos

Ben-Ze’ev afirma que,

«el aumento de la excitación sexual a menudo combina cerrar los ojos con abrirlos de vez en cuando. Muchas personas disfrutan abriendo los ojos al comienzo de la interacción; esto puede tomar varias formas, como luces encendidas, una mirada constante o miradas ocasionales.»

El filósofo también aclara que es común cerrar los ojos al acercarse al clímax.

Hay personas que disfrutan de mirar a sus parejas mientras tienen sexo. 

Aunque no pueden mantenerlo hasta el final, ya que la relajación hace cerrar sus ojos.

  • Con la luz apagada

Tener relaciones sexuales con la luz apagada, a oscuras, sería como cerrar los ojos.

Al apagar las luces, los tabúes y prejuicios quedan obsoletos. 

Esto resulta atractivo para muchas parejas, ya que los libera. 

El alcance de la vista no debería ser un bloqueo a la hora de la cama.

Así que, si él desea tener la luz apagada, no debería ser un problema.

Sobre todo, si los ayuda a superar miedos y timidez en cuanto al aspecto físico.

O evita el sentir vergüenza a la hora de la desnudez.

Es sabido que jugar con el sentido de la vista en el sexo ayuda a incrementar la pasión.

Pero si él se siente más cómodo así, la prudencia al jugar en la cama es esencial.

  • Le gusta hacerlo con los ojos vendados. ¿Te animas?

Cubrir los ojos es también otra forma de cerrarlos. 

Esta es una manera distinta de tener relaciones pero que incita a darle el control al otro.

Cuando uno se venda los ojos, está cediendo el mando a quien los tenga abiertos.

Este tipo de juego sexual aumenta la emoción y adrenalina en la pareja.

Y no es señal de preocupación si se da a menudo durante las relaciones.

Al contrario, habla de cómo un vínculo es abierto ante el juego y el descubrimiento sexual. 

Vendarse los ojos y dejarse llevar no es para cualquiera.

Es necesario una gran intimidad y confianza en el otro. Es un juego íntimo de a dos.

Características atractivas que este juego sensorial permite:

  • Condimenta la relación, cortando con la rutina.
  • Apagar un sentido intensifica los demás.
  • Tener los ojos vendados aumenta la confianza en la pareja.
  • Se pueden invertir los roles y explorar el control desde otra perspectiva.
  • No poder ver reduce las inhibiciones y evita la timidez.

Así que, si tu chico ama vendarse los ojos, ¿cuál es el problema?

¡Disfrútalo! Y si aún no han intentado esta manera de amar, ¿qué están esperando?

Jugar en la cama con tu pareja invita a unirse aún más y explorarse el uno al otro mejor.

¡No te lo pierdas!

Cómo encenderlo en la cama

El contacto visual excita

Si bien los juegos sensoriales son divertidos, el jugar con la mirada también lo es.

¿Sabías que te puedes excitar sexualmente con tan solo una mirada?

Sí, sé que lo sabes, todas lo sentimos con la mirada de Jack (Leo Di Caprio) en Titanic.

Cuando dos personas se miran fijamente, su atracción mutua crece.

¿El resultado de esto? Sus encuentros sexuales serán mejores. 

Estudios de la Universidad de Clark lo comprueban, Psychology Today afirma que,

«Cuando dos personas se miran a los ojos durante más de uno o dos minutos, desarrollan una confianza más profunda, una mayor intimidad, una mayor atracción mutua y, como resultado, un sexo generalmente más satisfactorio.»

Al mirarse mutuamente, se está destinando un tiempo considerable de atención máxima.

Algo difícil de conseguir hoy en día debido a la exposición a las pantallas digitales.

El conectarse con este ritual instintivo, permite vincularnos de una manera pura.

Los estudios sugieren que el contacto visual estimula al sistema nervioso a liberar oxitocina.

Esta hormona está asociada con el vínculo y el apego a largo plazo.

Además, el contacto visual genera el “químico del amor”, la feniletilamina.

Un neurotransmisor que se involucra en los sentimientos de atracción intrapersonal.

Estos compuestos influyen directamente en nuestras emociones.

Nos permiten encontrar atractivo al otro, generar cercanía e, incluso, amor. 

Te miro y te como: ejercicio para lograr una conexión especial en la cama

Aquí te propongo un ejercicio para condimentar la pareja a través de la mirada.

Los terapeutas sexuales suelen sugerir este tipo de encuentros, ya que generan mayor intimidad.

  1. En sillas separadas, siéntense cómodamente uno frente al otro con las rodillas tocándose. Deben estar cerca como para mirarse profundamente a los ojos.
  2. Cierren sus ojos. Vacíen su mente tomando 10 respiraciones profundas. 

Esta respiración calma el sistema nervioso y los prepara para una mayor intimidad.

  1. Luego, abran los ojos y miren directamente a los de tu pareja. Sin hablar, solo mirando a los ojos. Respira lenta y profundamente. Pueden parpadear o sonreír.
  2. Si les es de ayuda, configuren un temporizador durante 5 minutos y continúen mirándose a los ojos durante ese tiempo. 

Si se distraen, no hay problema. Vuelvan a mirarse a los ojos mutuamente.

  1. Pasado el tiempo, cierren los ojos y juntos tomen otras 10 respiraciones profundas.
  2. Abran sus ojos. Abrázate a tu pareja.

Este ejercicio ayuda a conectar y generar intimidad, mejorando el lazo que los une.

No es una promesa de sexo candente, eso será producto de cómo se dé el momento. 

Las reacciones variarán según cada pareja y su contexto, por supuesto.

La mayoría de las relaciones descubren que mirar a los ojos reduce las tensiones interpersonales.

Además, hace que las parejas sean más atractivas y despierte el erotismo entre ellas.

Intentar no cuesta nada, ¿verdad?

Mirar también es comunicar

La mirada es la puerta de entrada a cualquier tipo de relación.

Más aun, si se trata de una romántica.

Conectarte con el otro a través de su mirar permite descubrir mucho más acerca del vínculo.

La mirada es la que mayor información suele dar a la hora de conectarnos.

Transmite claramente nuestra manera de sentir, ya sea enojo, miedo, tristeza o enamoramiento.

Es importante conocer cómo mira el otro para poder entablar una relación de calidad.

No solo eso, además, permite conocer mejor la personalidad y espiritualidad de tu amante.

El escritor Brian Weiss dice que,

«cuando mires a los ojos a otra persona, a quien sea, y veas tu propia alma reflejada, te darás cuenta de que has alcanzado otro nivel de conciencia.»

El mirar al otro, tal cual es, permite descubrir con quién estamos y por qué lo elegimos.

Y si de relación sexual se trata, ya hemos comprobado que los ojos son esenciales para erotizar.

Mirar al otro mientras tenemos sexo es reconocerlo, aceptarlo y forma parte de la entrega.

Así que, ya lo sabes, si se miran mutuamente, se tienen y aceptan el uno al otro. 

Ya lo dice el refrán, «una mirada vale más que mil palabras.» ¡Disfrútalo!