¿Pensar mucho en alguien lo atrae? 5 pasos para atraer el amor

Cierto conocimiento popular dice que pensar mucho en alguien lo atrae a ti.

¿Lo has oído alguna vez?

Si es así, seguramente te habrá dado esperanzas, ¿verdad?

Y es que cuando soñamos con en ese alguien especial, cualquier concepto ayuda. 

Y más aún, si cumple con el objetivo de lograr estar con él.

Pero, lo cierto es que, aferrarse a este tipo de cuestiones puede confundirnos más.

Aquí resolveré esta pregunta: ¿es posible atraer a alguien si piensas en él?

Y, además, ¿cómo pasar a la acción y dejar el pensamiento de lado?

¿Estás lista? ¡Aquí vamos!

¿Es posible atraer a alguien si piensas en él?

Existe una filosofía llamada ley de atracción que lo afirma.

Si seguimos a esta convicción y nos basamos en sus preceptos, la respuesta sería: ¡SÍ!

Es posible atraer a alguien si piensas en él. 

Obviamente, dependerá de cómo pienses en la persona y de cómo lo acciones.

Ya que el pensamiento es solo el primer paso para concretarlo. 

Y si aún no tienes ese alguien especial, pero anhelas una pareja, no es un problema.

Puedes ayudarte a ti misma a encontrar a ese hombre especial.

O tal vez, a poder ver a tu alrededor y darte cuenta de que el amor está muy cerca.

Lo importante es estar dispuesta a dejar entrar al amor a tu vida.

¿Qué es la ley de atracción?

Numerosos escritos mencionan el alcance de la mente y los pensamientos.

Autores como Napoleón Hill, hablan de la importancia de la ley de atracción.

Esta ley sugiere que, los pensamientos positivos atraen resultados positivos.

En su libro Piense y Hágase Rico, el escritor lo explica diciendo que,

«…cualquier impulso de pensamiento que sea repetidamente encauzado hacia el subconsciente, resulta aceptado e influye en la mente. Esto traduce ese impulso en su equivalente físico.»

Espera, ¿qué?  No te preocupes, aquí va la traducción:

Lo que Hill explica es lo siguiente: 

todos los pensamientos cargados con emoción, quedan alojados en tu mente. 

Estos pensamientos alojados hacen que tú busques que se cumplan físicamente.

No tiene relación con la magia, sino que tú lo realizas inconscientemente. 

Es como un impulso que te guía en tu día a día a encontrar lo que buscas.

Lo que piensas y la intención que le pongas a ello, serán clave para esto.

Ya que tu inconsciente te ayudará a elegir situaciones que estén en sintonía con lo que realmente buscas.

Entonces, no es solo pensar y nada más.

Las emociones que impregnen estos pensamientos los transformarán en acción. 

Varios escritores, como Esther y Jerry Hicks han escrito sobre esta teoría popular.

Muchas personas siguen esta filosofía e intentan aplicar la ley a su día a día. 

Aunque no hay estudios suficientes como para confirmarlo.

Ya que la ley de atracción no posee aún fundamentos científicos que lo avalen.

De igual manera, apoye la ciencia este concepto o no, nos da una esperanza:

pensar en él puede darte una oportunidad para que forme parte de tu vida.

Vale la pena intentarlo, ¿no?

Ley de atracción en el amor

La la ley de atracción indica que debemos enfocarnos en lo que anhelamos.

Pero, ¿cómo funciona?

Según la creencia popular, poseemos un poder para atraer lo que deseamos.

Es decir, lo que pensemos puede ayudarnos a concretarlo.

Pero para lograrlo, es preciso saber lo que uno realmente quiere.

Sencillo, ¿verdad? Te sorprendería saber que no lo es.

Solemos pensar tantas posibilidades que nuestros objetivos no resultan claros.

Esto hace que lo que generemos sea confuso. 

Además de que nosotros mismos resultamos mareados con lo que queremos.

Tomemos como ejemplo cuando no tienes claro qué sientes por un hombre.

¿Cuántas veces te has agotado pensando las mil y una situaciones sobre esto?

Al punto de no entender qué era lo que inicio ese pensamiento en primer lugar.

Es decir, qué deseabas o necesitabas que despertó tu interés en pensar en ello.

Es por eso que es preciso identificar con claridad nuestros objetivos.

Pero, ¿cómo puede influir lo que pienso para atraer el amor?

Tal como mencionaba antes, lo que pienses impacta en tu subconsciente.

Y la emoción que acompañe ese pensamiento hará que sea positivo o negativo.

Pensar en el amor desde el miedo o experiencias fallidas, solo generará lo contrario.

El truco está en enfocarnos de la manera indicada en lo que anhelamos.

Solo necesitamos aclarar nuestra mente y visualizarlo correctamente.

Aquí te dejo el paso a paso para lograrlo.

Pon en marcha la ley de atracción 

Paso 1: focaliza lo que quieres

El primer interrogante que debes resolver es ¿qué es lo que quiero?

Y aunque parezca sencillo, puede resultarte difícil de identificar.

Es normal no poder admitirse ni a una misma lo que realmente deseas.

Resolver esta pregunta requiere autoconocimiento.

No es sencillo descubrir lo que anhelas de verdad, lo que está en tu interior.

Si tu respuesta es estar con ese alguien especial, debes preguntarte:

¿Qué es lo que deseas realmente? ¿Estar con él?

¿O estar con lo que crees que él es? 

¿Lo estás idealizando?

Ten cuidado con la idealización

A veces, al pensar mucho en alguien comenzamos a imaginar cómo es él.

Visualizamos un sinfín de situaciones que lo tienen de protagonista.

Y en todas, su manera de ser o resolver es atractiva, protectora y encantadora.

La fantasía nace a la hora de idealizar.

En nuestra mente, todo lo que forma parte de esa persona nos resulta perfecto.

Creamos un ser extraordinario, con cualidades que admiramos.

¿Te ha pasado alguna vez pensarte teniendo una conversación con él?

¿Imaginabas palabras maravillosas saliendo de su boca?

Déjame adivinar, has tenido esa conversación luego y no ha sido como la imaginabas.

Te decepcionó, ¿verdad?

Si eres de las que sufren de una mente creativa a la hora de fantasear, no estás sola.

Sé que el contacto con la realidad puede generar una gran frustración.

Darse cuenta que tu chico no actúa en las situaciones de la vida como lo habíamos imaginado es frustrante.

Pero entender que la construcción fantasiosa no es real tiene su lado positivo.

Te permitirá conocerlo de verdad y poder responder a la pregunta con sinceridad:

¿realmente quieres estar con él?

Si tu respuesta es un sí rotundo, ¡ya tienes tu primer paso en la ley de atracción!

Paso 2: Enfócate en pensar positivamente

Ya sabes lo que quieres, ahora se pondrá más difícil. 

Debes pensar desde el positivismo y la gratitud.

Fíjate que utilicé la palabra “deber”. No es una exageración.

Para que la ley de atracción surja, tus pensamientos deben ser bien intencionados.

Tanto para lo que lo rodea, como para ti misma.

¿A qué me refiero con esto? 

Te lo pondré fácil con un ejemplo.

¿Qué sucedería si tu manera de pensar fuera «no soy suficiente para él»?

«No soy el tipo de mujer que le gusta».

«No estoy a su altura, no le gusto, no me encuentra interesante, …»

La lista podría seguir eternamente con pensamientos pesimistas.

Ahora bien, ¿crees realmente que al pensar de esta manera lo podrías atraer?

La lógica nos dice que «no». 

Creer en ti misma y saber que es una posibilidad posible, es necesario.

Es habitual que nuestros defectos nos atormenten.

Pero, te invito a pensar en tus virtudes. 

¿Cómo combatir pensamientos negativos?

Repasa mentalmente lo que te guste de ti.

Valora tus habilidades y lo que sea que disfrutes de ti misma.

Si te genera confianza, escríbelas en papel y léelas cuando lo necesites.

Sé consciente de cuán valiosa eres y agradecida por las experiencias que viviste.

Estas oportunidades te llevaron a ser quien eres hoy. Da gracias por haberlas vivido.

Ayudará a creer en ti misma y a que los demás te vean y te perciban de esa manera.

Es decir, atraerás a los demás y lo que mereces, porque es lo que emanas. 

Paso 3: Combate tus miedos

El miedo es parte esencial de nosotros. Nos ayuda a sobrevivir.

Pero a veces paraliza nuestras necesidades y nos impide ver con claridad el rumbo.

Lo que pienses se quedará en tu inconsciente gracias a la emoción que le impregnes.

Si piensas en formar una pareja con él desde el miedo o el auto-rechazo, ¿funcionará?

¿Tú que crees?

Paso 4: Visualiza

Ya lo decía Albert Einstein,

«la imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado y la imaginación circunda el mundo.»

Emplear la imaginación para ver en tu mente lo que anhelas es un paso necesario.

Esto te ayudará a creer en tu objetivo y, sobre todo, a tener fe en que sucederá.

¿Por qué? Porque ya lo estás viviendo.

Pero para hacerlo posible, es importante que te sientas bien con lo que deseas.

Lo que imagines debe generarte emociones positivas.

Al fantasear acerca de lo que deseas, debes disfrutarlo.

Vibra en tu objetivo imaginando cada detalle de él. 

Aromas, sensaciones, agrégale las notas sensoriales que te gusten.

Vibrar es imaginar vívidamente lo que tu corazón anhela.

Recuerda que como lo veas, puede que te ayude a encontrarlo luego.

Esto estará alojado en tu inconsciente y podría ayudarte a plasmarlo en la realidad.

En palabras de Einstein:

«La imaginación lo es todo. Es una visión preliminar de lo que sucederá en tu vida.»

Paso 5: Date tiempo

Pensar intencionalmente para atraer lo que anhelamos no es un hechizo de magia.

Requiere de autoconocimiento y creer en ti misma.

¿Por qué?

Si no te conoces a ti misma, no sabrás con facilidad lo que realmente deseas lograr.

Y si no te sientes merecedora de lo que deseas, puede que no se dé con facilidad.

Recuerda que solo tu eres dueña de tus pensamientos.

Pero, así como los creas, pueden no generarte el impacto que deseas.

Si no crees en ti misma, o no entiendes lo que buscas en verdad, podría no funcionar.

Ten paciencia durante este proceso, no es fácil detectar lo que uno anhela.

Y mucho menos, sentirse merecedora de ello.

Los 4 pasos para atraer el amor

En resumen, la ley de la atracción se trata de:

  • tener un pensamiento dominante, 
  • cargarte de emociones positivas,
  • imaginarte a ti misma con lo que deseas alcanzar, y 
  • darle un poco de tiempo para que se materialice.

 De esta manera se crea la realidad, a partir de un pensamiento bien intencionado.

¿Lo intentarás?

Bonus tip: realiza afirmaciones

Una vez que tienes en claro lo que deseas y lo visualizas, puedes realizar afirmaciones.

Repetir afirmaciones diarias puede cargarte del espíritu positivo que necesitas.

Las afirmaciones son frases positivas que refuerzan tu objetivo.

No es necesario que las diseñe un gurú del amor.

Puedes crearlas tu misma.

Lo importante es que deben ser positivas y estar orientadas a lo que deseas.

Pueden incorporarlas en tu rutina diaria. Por ejemplo, al despertar o ir a dormir.

Aquí tienes algunas ideas:

*Estoy lista para tener una pareja estable con la cual compartir mi vida y aprender el uno del otro.

*Me encuentro abierta al amor para nutrirme de él y todas sus posibilidades.

Recuerda que puedes crearlas tú misma. No hay receta correcta para las afirmaciones.

Pero, ¿por qué pienso mucho en él?

Lo sé, te sientes atrapada en un loop de pensamientos.

Él ronda tu mente una y otra vez, en todo lugar, en todo momento.

Sueles disfrutar que esto suceda, pero a veces se torna agotador.

¿Qué te está sucediendo?

Es muy sencillo, puede que estes en una fase de enamoramiento.

Hay dos opciones para esto.

O tus pensamientos están vinculados al amor, o a alguna emoción despertada en ti.

Tal vez sea solo deseo sexual, y te atraiga como un amigo con derechos.

O, puede que realmente te interese estar con él y quieras conocerlo mejor.

En ese caso, tu mente puede que esté buscando saber más de él y fantasees.

Si es así, puede que estes enamorada.

La psicóloga Marta Giménez comenta en AreaHumana que,

«la sensación de pérdida del control de los pensamientos (…) son frecuentes tanto al inicio de una relación romántica como en su evolución».

Además, agrega que, los pensamientos recurrentes son normales en esta fase.

Deja el pensamiento de lado: ¡es hora de pasar a la acción!

Pensar mucho en alguien te ayuda a lograr tus objetivos sin trucos mágicos.

Como mencioné anteriormente, esto hace que creas en ello inconscientemente.

Al hacer esto, logras seguridad en ti misma.

O sea, ganas esa confianza necesaria y bienestar para acercarte a él.

Por lo tanto, aunque pensar predispone, solo con pensar no es suficiente.

Mejor pensar y actuar, ¿no lo crees?

Así que, toma coraje y haz realidad tu imaginación.

Genera esa conversación que tuviste en tu mente con él en tantas oportunidades.

O, directamente, hazle saber lo que te hace sentir o lo que pretendes con él.

A veces, sólo hace falta una palabra o un gesto para iniciar un romance. 

¿Te lo vas a perder?