“Mi novia nunca tiene ganas”: 9 consejos si éste eres tú

Hace poco llegue a una gran conclusión, estar sólo es más fácil que estar en pareja. 

Muchos pueden anhelar encontrar a esa persona especial, pero cuando llega, aunque sea maravillosa, es un gran desafío. 

Cuando decides involucrarte con alguien, implica que estás dispuesto a hacer ese trabajo.

Se necesita mucho tiempo y esfuerzo para que las cosas funcionen con tu pareja.

A veces, incluso las relaciones más amorosas pueden volverse tensas y uno o ambos pueden tener dificultades para estar bien. Al punto que la intimidad se ve afectada y comienzas a sentir que ella nunca tiene ganas. 

Hay muchas razones que pueden motivar esto, el stress, problemas en el trabajo, dificultades económicas, hijos. 

Si tu novia nunca tiene ganas de intimidad, ¡tengo algunos consejos que podrían ayudarte!

1) Comunicarse entre sí

Podría parecer algo evidente, pero aunque todos sepamos que la comunicación es clave en las relaciones, suele representar un gran desafío. 

A veces por no querer hacer daño a tu pareja, por temor o por querer evitar cualquier conflicto, podemos elegir callar. Pero créeme cuando te digo, si lo conversan, es mejor. 

La comunicación es fundamental en todos los aspectos de la vida, pero especialmente en el amor y las relaciones.

Si tu novia nunca está de ánimo para el sexo, ¡habla con ella al respecto!

Tal vez haya una causa subyacente para su falta de interés, y es posible que ella aún no la haya identificado.

Puede ser algo tan simple como un momento de gran estrés en su vida, o podría ser algo mucho más serio.

Si ya has probado conversar pero no llegan a ninguna solución, puedes evaluar la posibilidad de una cita con un terapeuta licenciado o un terapeuta sexual.

Los terapeutas son excelentes para escuchar y pueden ayudarte a ti y a tu pareja a resolver los problemas que se han acumulado con el tiempo. Especialmente porque han visto miles de situaciones como la que estás atravesando.

Te sorprenderías de la frecuencia con la que hay problemas en las parejas y uno de los dos ni siquiera se da cuenta de que algo está sucediendo.

La cuestión es que el impulso sexual de todos es diferente, podría ser que tu pareja piense que está todo bien. Tal vez aún no se haya dado cuenta que hay algo que te inquieta.  

Es importante que a la hora de sentarse a hablar, lo hagan en un momento de calma.

Habla honesta y abiertamente sobre lo que estás sintiendo y pregúntale a ella cómo ve la situación. Podrían surgir cosas que ni imaginas y juntos encontrarán una solución. 

2) Invítala a una cita nocturna

Las citas son una gran manera de construir intimidad y conexión con tu pareja.

Si tu novia nunca está de humor, invítala a una cita romántica.

Pueden salir de su rutina normal y pasar tiempo juntos mientras hacen algo divertido y diferente.

Las citas no tienen que ser costosas o elaboradas, solo tienen que ser sobre ustedes dos pasando tiempo juntos.

Incluso si solo pueden quedar una noche a la semana, eso es mejor que nada.

Verás, especialmente en las relaciones a largo plazo, a menudo nos olvidamos del romance y la intimidad.

Estamos tan atrapados en el estrés y el drama diarios que nos olvidamos de tener en cuenta los sentimientos y necesidades del otro.

Es importante tomarse un tiempo para ustedes y asegurarse de que ambos estén felices y cómodos el uno con el otro.

Aquí hay algunas ideas que puedes implementar para sus citas:

  • Invítala a cenar a un restaurante especial que sepas que le encanta
  • Queden una noche en casa para una película, pizzas y cerveza
  • Salgan de picnic a un parque o una playa
  • Visiten un museo juntos
  • Cocina para ella
  • Tomen una clase juntos, podría ser baile, un deporte o algo que les interese a ambos

También pueden probar cosas nuevas juntos, como cocinar o salir a caminar por la naturaleza.

Hagas lo que hagas, ¡asegúrate de que sea algo divertido y que no se sienta como un esfuerzo!

Una buena cita podría marcar la diferencia en su relación. Y si logras crear un buen ambiente por la noche también podrías terminar motivando esas ganas que estás buscando despertar en ella. 

Verás, la razón por la que tu novia nunca tiene ganas, podría ser tan simple como que siente que la chispa no ha estado ahí últimamente.

¿Y adivina qué? Pueden recuperar la chispa simplemente pasando tiempo juntos o haciendo algo nuevo o diferente.

También puede ser una señal de que ella necesita que te tomes un tiempo para hablar y tratar de resolver las cosas.

Si te sientes estresado, frustrado y enojado, este puede ser un buen momento para hablar de ello.

Solo recuerda que si quieres arreglar las cosas entre ustedes dos, debes dar el primer paso.

Y lo más importante, no te enojes cuando le hables de esto, eso no ayudará a nadie.

3) Tomate un descanso de tus rutinas

Cuando estás en una relación durante mucho tiempo, las cosas pueden volverse bastante rutinarias.

Vas a trabajar, comes, llegas a casa, cenas, te vas a dormir, y al día siguiente te despiertas y haces lo mismo nuevamente. 

Si continúas así, todos los días, tú y tu pareja nunca tendrán tiempo para construir intimidad y conexión entre ustedes.

Si ya hace demasiado que tienes una rutina que difícilmente rompes, por qué no intentas desestructurarla un poco. 

Nadie morirá si una noche se quedan conversando con un vino de por medio más tarde de lo normal. O si te haces un tiempo extra para hacer algo diferente los fines de semana.

Por lo general, incluso el tiempo libre puede estar sujeto a la rutina y los hábitos, así que si quieres despertar la pasión en tu novia, prueba algo nuevo.

En lugar de sentarte frente al televisor o al móvil después del trabajo, sugiérele algo distinto, como una caminata al atardecer seguida de una lectura juntos.

En lugar de el almuerzo de sábado de costumbre, cambia las cosas, y invítala a hacer una escapada de fin de semana. Si quieres hasta puedes sorprenderla con la reserva hecha, le encantará. 

Hay muchas maneras de hacer tiempo y espacio para la intimidad, que no se tratan solo de hacer algo nuevo.

No solo puedes hacer nuevas cosas, sino también hacer lo mismo de una manera diferente.

La cuestión es que, cambiar la rutina, te ayudará a sentirte más presente y también más abierto a experiencias nuevas. Y lo mismo sucederá para ella. 

Esa podría ser la clave para resolver su problema.

4) Ayúdala a sentirse cómoda y segura

Si tu novia nunca tiene ganas, asegúrate de que realmente se sienta segura y cómoda contigo.

Si no, nunca estará de ánimo. Si se siente presionada o lo ha hecho sin ganas, su deseo se irá apagando poco a poco. 

Asegúrate de que tus interacciones sexuales sean siempre consentidas y ocúpate de que ella la pase tan bien como tu.

Si alguna vez sientes que tu pareja no se siente cómoda, dale espacio y pregúntale qué necesita.

Una relación se trata de dos personas y de cómo se sienten consigo mismas. Nunca deberías presionar a tu pareja para que haga algo sexualmente que la haga sentir incómoda. 

Ni enojarte con ella porque no tiene ganas. Deja pasar el momento y háblalo con ella más tarde para entender qué está sucediendo. 

La mayoría de las veces, podría ser que una parte de ella no se sienta cómoda. Tal vez sienta inseguridades por su cuerpo u otros motivos. Es importante que generes un espacio seguro para que ella pueda abrirse. 

También podría ser que haya tenido experiencias en su pasado que la hayan marcado y le dificulten entrar en clima.

Hablarle abiertamente y darle toda la libertad de decirte cualquier cosa puede ayudarte a entender que siente y te ayude a hacer que se sienta más segura y cómoda contigo.

Se conocerán mucho mejor y tú te sentirás aún mejor pudiendo brindarle la seguridad y satisfacción que necesita.

5) No te lo tomes como algo personal si todavía no tiene ganas

Digamos que has hecho todo en esta lista y más pero aún tu novia sigue sin deseo de intimidad contigo.

No lo tomes como algo personal. Hay muchas razones por las que tu novia puede no querer tener sexo.

Puede que no tenga ganas porque está estresada o por su ciclo menstrual.

Es posible que tenga una afección que haga que el sexo sea doloroso o que le dificulte llegar al orgasmo. Tal vez le esté sucediendo algo que le avergüenza contarte. 

Y también es posible que no esté de humor, porque ya no se siente atraída por ti.

O puede tener preocupaciones acerca de quedar embarazada y simplemente no estar interesada en el sexo en absoluto.

Cada mujer es diferente y responde a las cosas de manera diferente.

Es posible que tu novia no esté de humor, pero eso no significa que no te ame o que no se sienta atraída por ti.

A menos que te comuniques con ella y le preguntes abiertamente, no hay forma de saber por qué no está de humor. Sacar conclusiones precipitadas solo te hará daño y te hará sentir mal.

Por lo tanto, nunca tomes algo como esto personalmente. 9 de cada 10 veces, no tiene absolutamente nada que ver contigo.

6) Muéstrale que te preocupas por su salud y bienestar

Si tu novia nunca tiene ganas, puede ser porque no se siente cómoda con su cuerpo.

Si ese es el caso, puedes ayudarla a sentirse mejor consigo misma.

Puedes hacer esto respetando sus límites, diciéndole las cosas que te gustan de ella y expresando tu aprecio por su cuerpo.

También puedes demostrarle que te preocupas por su salud y bienestar al no hacer bromas sexuales a su costa.

Y si alguna vez dices algo que hiere los sentimientos de tu pareja, discúlpate.

Pero no solo eso, cuídala en general.

Puedes invitarla a un masaje cuando notes que está muy estresada, o salgan a correr juntos para encontrar un mecanismo de distracción para las luchas diarias.

Hagas lo que hagas, si la cuidad bien, eso ayudará a ponerla de buen humor.

7) No la presiones

Aún si tu novia nunca tiene ganas, no significa que quiera romper contigo o que no se sienta atraída por ti.

Simplemente significa que ella no quiere tener sexo en ese momento en particular.

Intenta no empujarla ni presionarla para que tenga relaciones sexuales contigo cuando no lo desee, porque eso solo la hará sentir que no respetas sus límites y tendrá cada vez menos ganas.

Piénsalo como si alguien te presionara a ti a hacer algo que no quieres. ¿Qué harías?

Si te dice que no, respeta su decisión y no intentes convencerla. 

Pero no estoy necesariamente hablando de extremos aquí.

Empujar a las parejas a tener relaciones sexuales es mucho más común de lo que piensas, y es a través de pequeños comentarios como «vamos, por favor” o «uff, nunca más vamos a tener sexo si seguimos así”. Hasta he escuchado “en las relaciones hay que hacer un esfuerzo por el otro”. 

La cuestión es que estos comentarios ejercerán presión sobre tu pareja y es muy probable que ya se esté castigando a sí misma por no ser más activa sexualmente, así que trata de no hacerla sentir aún peor.

8) Para las mujeres, el deseo comienza mucho antes del dormitorio

Todos sabemos que muchos hombres tienen un impulso sexual más alto que las mujeres, pero eso no significa que las mujeres no quieran tener relaciones sexuales con sus parejas.

Las mujeres a veces tienen un deseo sexual más bajo que los hombres porque tienen que trabajar más duro que los hombres para excitarse. Pero aún así es muy probable que sienta deseo por ti. Acompáñala a aumentar sus ganas.

Si quieres tener sexo con tu novia, primero asegúrate de que se sienta cómoda y segura contigo.

El sexo es más que solo penetración y orgasmo: es una experiencia íntima entre dos personas.

Para la mujer el juego previo y la seducción son claves. Las caricias y la ternura harán que ella se sienta más cómoda y motivada a la intimidad. 

Esto no se trata de que no te esfuerces lo suficiente, o que no seas lo suficientemente bueno en la cama para ella, se trata de encontrar la manera de que ella disfrute tanto como tú y por lo tanto lo desee con más frecuencia.

¿Qué más puedes hacer para incentivar su deseo?

Otra gran manera de animar a tu novia es ser una buena pareja.

Puedes hacer esto siendo un compañero que la apoya y escuchándola.

Todas las mujeres quieren ser valoradas, amadas y apreciadas por sus parejas.

Si quieres que tu novia tenga más deseo por ti y busque más intimidad, entonces debes hacer esas cosas por ella.

Y si la quieres y quieres tener una relación saludable con ella, entonces debes ser paciente. Sé creativo, prueba cosas, complácela, ella querrá hacer lo mismo por ti. 

Les servirá mucho conocerse mejor como individuos. Hacerse preguntas, contarse sus fantasías. 

Como mencioné antes, para la mujer, el sexo comienza mucho antes del dormitorio: en la forma que la tratas durante todo el día, ya sea que coquetees con ella o la acaricies sutilmente. Ya sea que hagas algo agradable por ella, todas esas cosas son como juegos previos que la irán motivando.

Cuando te concentres en esos detalles, notarás que ella estará mucho más de humor, porque sus necesidades en realidad están siendo satisfechas. Y cuanto más feliz se sienta a tu lado más felicidad querrá brindarte a ti. 

Si solo te diriges a ella cuando quieres sexo, no es de extrañar que nunca tenga ganas.

9) Prueba cosas nuevas

No puedes esperar tener la misma vida sexual que tenías cuando empezaste a salir.

Si has estado en una relación por un tiempo, tu vida sexual se estancará si no le agregas nada nuevo.

Prueba nuevas posiciones, un nuevo juguete sexual o una nueva fantasía.

Si no estás seguro de qué hacer, incluso puedes preguntarle a ella si hay algo que le gustaría probar.

Después de mucho tiempo en pareja, podría ser normal que no tengan el mismo deseo el uno por el otro que alguna vez tuvieron en el pasado.

En ese caso, es importante poner un poco de picante a las cosas y mantenerlas interesantes. Puedes proponerle que te ate o implementar algunos juegos como pintarse el cuerpo, masajes u otras actividades. Hay un mundo de posibilidades en la intimidad. 

Y siempre recuerda estar realmente presente y atento con tu novia, trátala como si fuera la primera vez que ves su cuerpo. No dejes de halagarla y apreciar su belleza tanto interior como exterior.