Guía completa para manejar los problemas de pareja por hijos no comunes

Hoy en día las familias modernas pueden ser de muchas formas diferentes. Incluso, varios padres te dirán que, a veces, llevarse bien con sus propios hijos es un desafío.

Pero, ¿qué sucede cuando el reto ni siquiera es tu hijo, sino el de tu pareja?

Esos sentimientos de amor incondicional, que pueden hacer que mamá y papá logren atravesar momentos difíciles, no existen naturalmente en tu caso.

Hasta tal vez, puedes sentir celos hacia tu pareja, porque alguien más recibe la atención de su parte.

No te preocupes, este artículo te ofrecerá 6 soluciones prácticas para lo que puedes hacer con este tipo de situación.

6 formas de manejar inconvenientes en una relación por hijos no comunes

1) No sientas la necesidad de apresurar nada

El hecho de que tu pareja tenga hijos no significa que tengas que reconocerlos inmediatamente en tu relación.

Claro que es bueno que te lo mencione desde un comienzo para tu consideración.

Pero esto no significa que tengan que entrar en la relación desde un principio. 

Esto no quiere decir que un padre ame menos a sus hijos, sino que se están preparando para ello, en el momento indicado.

Es mejor tomarse su tiempo y esperar hasta que la relación se vuelva seria, antes de organizar un primer encuentro.

“Evita la tentación de organizar una reunión cara a cara con los hijos de tu pareja demasiado pronto en su relación. Lo mejor es esperar hasta que sepas que la relación es seria y que tú y tu pareja están comprometidos. La mayoría de los expertos recomiendan esperar al menos entre seis y doce meses antes de organizar ese primer encuentro”.

Es posible que te lleve algo de tiempo acostumbrarte a la idea de que tu novio tenga hijos

Tanto tu pareja como tú tienen voz y voto de cuando creen que es el momento adecuado. Incluso, si tu pareja está lista para que te los presente, si tú no lo estás, está bien y debes hacérselo saber.

Del mismo modo, cuando conoces a los hijos de tu pareja por primera vez, está bien que te sientas incómoda. Es entendible si no tienes mucho qué decir o si sientes que no fue tan bien como esperabas.

Todas las conexiones toman algo de tiempo en construirse, y no es necesario que te sientas de cierta manera de la noche a la mañana.

2) Habla honestamente con tu pareja sobre cómo te sientes

Puede parecer una situación realmente delicada para discutir con tu pareja. Después de todo, no hay mucho que él pueda hacer con respecto a tener hijos, simplemente así son las cosas.

Pero eso no significa que no haya mucho de lo que necesites hablar.

Para empezar, para que no termines sintiéndote excluida por salir con un hombre con hijos, probablemente querrás saber si él tiene espacio en su vida para las citas y las relaciones.

Además, a medida que las cosas progresen, necesitarás tener un diálogo sincero sobre cuáles espera él que sean tus funciones o responsabilidades al respecto.

Si tienes miedos, debes compartirlos con tu pareja.

Cuando nos guardamos las preocupaciones para nosotras mismas, tarde o temprano pueden salir de forma destructiva.

Pero cuando las comunicas, no solo las cosas no parecen tan malas, sino que también pueden trabajarse activamente, para resolver cualquier área de conflicto.

Si tienes dificultades para aceptar que tu pareja tiene un hijo, díselo. 

Manéjate con delicadeza, esto no debería evitar que tu pareja sepa lo que está pasando por tu cabeza y saber exactamente cómo te sientes.

Aunque puede ser extremadamente desafiante plantear este tipo de temas, como todo en una relación, la comunicación sólida es clave.

3) Quítate la presión de encima

Si has estado estresada por ciertas cosas, es hora de tomar un respiro.

Saber que tu pareja tiene hijos y preocuparte por si podrás aceptarlos, probablemente aumente la presión.

Es posible que te sientas obligada o nerviosa por lo que se espera de ti. Pero no sientas que tienes que asumir ninguna responsabilidad que no sea tuya. Especialmente, no al principio.

No importa cuánto ames a tu otra mitad o cuán seria se haya convertido su relación, no vas a ser la mamá de su hijo.

Tampoco tienes que amar instantáneamente al hijo de tu pareja. Esta es una expectativa realmente poco realista para ti.

Al mismo tiempo, es posible que al hijo de tu pareja tampoco le gustes o no te acepte de inmediato. Así que recuerda, es una situación desafiante para todos los involucrados.

La investigadora y doctora Constance Ahrons, llevó a cabo un estudio de 20 años con hijos de padres divorciados. En ella descubrió que la mayoría de los niños consideraban que los comportamientos de cortejo de sus padres eran confusos y extraños.

A pesar de los estereotipos que existen sobre los adolescentes difíciles, la investigación de Ahrons también señaló que para los adolescentes les es más fácil aceptarlo, que para los niños más pequeños.

Si ya conoces a los hijos de tu pareja y no salió como esperabas, es posible que incluso te preguntes: «¿Es normal que no te agrade el hijo de tu pareja?».

La realidad es que no existe una norma. Cada situación es completamente diferente y no debes estresarte, si sientes que no te estás llevando bien en este momento.

No olvide que a algunos padres tampoco les gustan sus propios hijos en algún momento dado. Los niños pueden poner a prueba la paciencia de cualquiera.

En lugar de aspirar al afecto genuino, confórmate con una meta más alcanzable de respeto, mientras navega por la relación.

Si bien el afecto facilitaría llevarse bien con los hijos de tu pareja, ciertamente no es esencial que formes un vínculo fuerte de inmediato.

No te hagas exigencias injustas, ni permitas que tu pareja lo haga. 

Más bien trata de verlo como una oportunidad. Busca los aspectos positivos y ten en cuenta que, para muchas personas, los niños pueden incluso aportar una riqueza adicional a la relación.

4) Dedica tiempo a conocer al hijo de tu pareja

Antes de sacar conclusiones precipitadas, dedica tiempo a conocer al hijo de tu pareja, sin expectativas.

Parte del esfuerzo que naturalmente gastarás al comienzo de cualquier relación para conocer a tu nueva pareja, también debe gastarse en esa persona increíblemente importante en su vida.

Cuando sea el momento adecuado, es posible que desees hacer cosas junto con tu pareja y su hijo. Algunas actividades divertidas pueden ayudarte a vincularte más naturalmente con él.

Incluso, pequeñas cosas como ver una película o sacar a pasear al perro, pueden ayudar a normalizar las cosas y aceptar al hijo de tu pareja en la vida cotidiana.

Tómate el tiempo para conocer al hijo de tu pareja, lo que le gusta y lo que no le gusta. De acuerdo con ello podrás sacar ventaja, dependiendo de la situación, para comenzar a llevarse bien.

Incluso, puedes hacerle a tu pareja cualquier pregunta específica que sienta que necesita saber.

5) Acepta que nunca van a ser solo ustedes dos

La realidad es que te guste o no, tu pareja y su hijo vienen como un conjunto completo.

Independientemente, de si el niño vive con tu pareja u otro padre, siempre que estén juntos será una característica permanente en su vida.

Algo a tener en cuenta es lo que señala la experta en relaciones y doctora Jessica O’Reilly:

“Salir con alguien con hijos será diferente para todos, porque no todos los padres tienen la misma relación con sus hijos. Un padre puede ver a sus hijos todos los días, mientras que otra persona solo los ve en las vacaciones. Una gran pregunta que debes hacerte desde el principio es, ¿qué papel desempeña esa persona en la vida de sus hijos?”.

La aceptación se trata siempre de enfrentar los hechos tal como son y no como te gustaría que fueran las cosas.

Eso significa que no, no siempre vas a ser la primera.

Sin duda, es más complicado, cuando alguien con quien estás saliendo tiene otras prioridades serias en su vida.

Todos tenemos cosas que son importantes para nosotros, que llaman nuestra atención y pueden interponerse en nuestras relaciones. Esto puede ser el trabajo, la familia o incluso los pasatiempos. Pero el mayor de todos los compromisos es, sin duda, un hijo.

Aceptar al hijo de tu pareja significa aceptar cómo esto cambiará la dinámica de tu relación

Es posible que él tenga menos tiempo para ofrecerte, ya que se ocupará de las necesidades de su hijo. 

Es posible que no puedan ser tan espontáneos en su relación, por la misma razón. 

Adicionalmente, siempre habrá ciertas cosas fuera de tu control.

Tener hijos con otra persona puede significar también que él deba tener algún tipo de relación con su ex.

¿Puedes manejar estos compromisos?

Es importante determinar qué sacrificios estás dispuesta a hacer y si vale la pena estar con tu pareja. Porque si es así, no hay forma de evitarlo, será necesario realizar ciertos ajustes.

6) Establezcan las reglas que mejor se adapten a su situación

Todos hemos escuchado alguna vez que los niños no vienen con un manual de instrucciones y tampoco las familias modernas.

En última instancia, no hay reglas establecidas para salir con un hombre con un hijo. Por eso es tan importante que averigües: ¿qué es lo mejor para ti?

Esto dependerá de en qué etapa de tu relación te encuentres, qué tan fuerte sean los sentimientos entre tú y tu pareja, y las circunstancias individuales que enfrentas.

No es egoísta considerar tus necesidades. A pesar de que te importará cómo se siente tu pareja y su hijo al respecto, sigues siendo la principal responsable de ti misma.

Esto significa trabajar en lo que quieres y ser honesta contigo misma. Al final del día, tendrás que aceptar al hijo de tu pareja, pero no tienes que doblegarte, ni aceptar cosas que no te convienen.

Es importante tener en cuenta tus límites, porque como dice el Psicólogo Dr. Daniel Tomasulo, aceptar al hijo de tu pareja no significa que todo vale:

“Al hijo o hijos habrá que darle la máxima importancia en la nueva relación, pero eso no quiere decir que bailes al son de sus tonadas, les compres regalos caros o te centres solo en ellos”

Mientras descubres los aspectos prácticos de cómo será salir con alguien con hijos, es importante recordar que siempre debes cuidarte.

De lo contrario, esto puede convertirse rápidamente en una situación estresante. Razón suficiente para buscar tiempo para ti, tus intereses y pasatiempos.

¿Cómo sobrellevar la situación de que tu pareja tiene un hijo?

No tienes que aceptar al hijo de tu pareja. Pero esto significará renunciar a ella, si no puedes hacerlo.

No tienes que sentirte culpable si te encuentras rompiendo a causa de su hijo. Esta es una opción que tú tienes todo el derecho de elegir.

Si lo has intentado y realmente no funciona para ti, por la razón que sea, entonces debes saber que muchas personas se separan por asuntos mucho más triviales.

Ciertamente, no te convierte en una mala persona, si decides que no es correcto para ti salir con alguien que tiene hijos.

No se trata de que seas egoísta, es más una cuestión de asumir la responsabilidad propia. Evalúa honestamente lo que es mejor para ti.

Si decides que la relación vale la pena, puede que no sea algo que suceda de la noche a la mañana. Sin embargo con el tiempo, muchas parejas logran crear relaciones saludables y felices con los hijos de una relación anterior.

Es más, existen casos en los que el afecto es tal, que los quieren como si fueran sus propios hijos.