¿Cuándo es buena idea una separación temporal?

We sometimes include products we think are useful for our readers. If you buy through links on this page, we may earn a small commission. Read our affiliate disclosure.

La gran mayoría de las personas, antes de tomar la gran decisión de terminar una relación, optan por separarse un tiempo, cuando las cosas comienzan a fallar o se presentan problemas. 

Una separación temporal en la pareja es una determinación que muchos ponen en práctica cuando:

  • en el día a día las riñas son constantes
  • se dicen frases hirientes
  • la susceptibilidad está a flor de piel 
  • la incapacidad para la comunicación y el entendimiento están llevando a la relación al fracaso

En ciertas ocasiones, apretar el botón de pausa puede evitar que tengas que presionar en el futuro el botón de stop.

Si en verdad se aman o sienten que merecen una oportunidad, separarse por un tiempo puede ser algo muy sano y renovador para la pareja.

Pero para que esto sea realmente efectivo, deben aprovechar este tiempo para la reflexión, el autoconocimiento y del otro y, quizás, ayuda profesional.

5 claves que te revelarán si necesitas separarte por un tiempo de tu pareja

1) La relación se mueve a una velocidad vertiginosa

A veces, te encuentras alejándote de una relación, porque es exactamente lo que quieres y va a las mil maravillas. Y eso da miedo.

O tal vez notas que él se aleja y no lo entiendes ya que todo iba tan bien. 

Aunque todos queremos ser amados y tener una relación estupenda, a veces no podemos manejar el éxito que encontramos en las cosas por las que nos esforzamos.

Si tienes todo lo que has deseado y te encuentras resistiéndote, es posible que debas bajar la velocidad en que va tu relación. 

Date algo de tiempo y espacio para descubrir qué es lo que realmente temes.

Además, el hecho de que esta relación sea lo que querías al principio, no significa que quieras lo mismo ahora.

Siempre debes reflexionar contigo misma, sobre si esta relación es lo que deseas a medida que avanza. 

Las relaciones van cambiando, creciendo y transformándose a medida que pasa el tiempo.

2) Ya no son esenciales el uno para el otro

¿Qué tan esenciales son el uno para el otro?

No quiero decir, que necesiten ser un alma dividida en dos. 

O que deben tener una dependencia que no es sana con la otra persona. 

Pero sentir esencial a tu pareja, es un signo de una relación con la que vale la pena seguir.

Hay un nuevo concepto en psicología de las relaciones, llamado instinto del héroe.

El mismo ayuda a explicar por qué algunas parejas se toman un descanso en una relación, mientras que otras pueden reparar lo que no está funcionando bien en el momento presente.

Según el instinto del héroe, un hombre quiere sentirse esencial para la mujer que ama. Tiene un impulso biológico para vivir una vida llena de significado y proveer a sus seres queridos.

Este impulso se amplifica en sus relaciones románticas.

Cuando un hombre se siente esencial, es mucho más probable que esté feliz y satisfecho, y se comprometa con una relación a largo plazo.

Los hombres no son tan complicados. Y cuando se activan ciertos instintos biológicos naturales, como el instinto del héroe, responden de manera predecible.

Algunas ideas cambian la vida. Y cuando se trata de reparar una relación a punto de terminar, el instinto de héroe puede ser de gran ayuda.

3) Extrañas a tus amigos

El miedo a no disfrutar ciertas cosas de la vida es algo real para las personas que han estado en una relación durante mucho tiempo.

Muchas personas, cuando están en una relación desde hace algún tiempo, quieren volver a vivir grandes experiencias del pasado o disfrutar nuevas vivencias con amigos.

Si anhelas cuando las cosas eran más simples, y solo eras tú y las chicas o chicos, es hora de conversar con tu pareja para hacerte un espacio para ello.

No es necesario que deseches tu relación para tratar de divertirte con otras personas. Pero una separación temporal podría ser una buena opción.

Probablemente descubras que pasar un tiempo para hacer lo tuyo es justo lo que te recetó el médico y seguramente volverás a tu relación con las energías renovadas.

4) Tus sentimientos no son tan fuertes

Es una buena idea tomar un descanso si ya no sientes una conexión fuerte, pero no estás segura del por qué. 

Podría deberse a tu propia situación o problemas por los que está pasando tu pareja y otros cambios en tu vida.

Tal vez tu pareja no pueda olvidarte, pero tú pareces estar en otro lugar.

Este puede ser un buen momento para distanciarse un tiempo.

No quieres acabar con todo, pero tienes que ser honesta: tu corazón no se enciende cuando él está cerca y quizás tus sentimientos, al menos por el momento, se han desvanecido.

El tiempo libre puede darte la oportunidad de ver si lo que sentías era sólo una atracción, en vez de amor verdadero. 

Si regresas puedes tener la confianza suficiente de que lo que tienes es real y no solo una pasión temporal o deseo físico.

Los sentimientos van y vienen, pero si realmente sientes una falta de conexión y desinterés, puede ser un buen momento para hablar con sinceridad y tomarte un descanso.

5) Te sientes ignorada y pasada por alto

Una de las mejores cosas de estar en una relación es tener otra persona con quien compartir tu vida, hablar y pasar tiempo.

Ya sea que se trate de compartir actividades que a los dos les gusta hacer, reír juntos con una película divertida, cocinar un poco o simplemente sentarse en el sofá a hablar.

La buena energía fluye y ustedes están en sincronía.

Cuando esto comienza a desaparecer, puede parecer que tu mundo se está desmoronando. 

Entonces es un buen momento para evaluar dónde se encuentra su relación.

Si te sientes ignorada y pasada por alto, es una buena señal de que necesitas un descanso para reflexionar.

Puede haber muchas razones por las que está sucediendo esto. 

La realidad es que es una sensación muy fea y es razonable pedir distancia, si te sientes desplazada y puesta en segundo lugar.

Cómo hacer que una pausa en la relación funcione

Tomar un descanso en una relación puede ser complicado. 

Si se hace bien, puede revivir la chispa y ponerlos nuevamente en un buen camino. 

Si se hace mal, puede generar aún más tensión y una ruptura total.

Cuando te tomas un tiempo separada de tu pareja, es importante que ambos estén de acuerdo con las reglas básicas. 

Deben comprometerse a tomarse un descanso y no contactarse hasta que ambos quieran hacerlo. 

O, por ejemplo, pueden resolver hacerse una llamada a la semana o cada dos semanas.

Por supuesto, no hay necesidad de ser tan estricto con las reglas.

Es importante tener un espacio para poder reflexionar realmente y sentir la ausencia del otro.

Un descanso es una gran oportunidad para evaluar las fortalezas y debilidades de tu relación y ver cómo te sientes sin tu pareja cerca.

Tienes que estar realmente abierta a los sentimientos y experiencias que tengas durante el tiempo que estén separados, si deseas obtener información significativa.

Si alguno está pasando por momentos difíciles en el trabajo y necesita concentrarse en ello, entonces la pausa puede ser la oportunidad óptima para enfocarse en su carrera.

Si sienten que les falta tiempo para llevar adelante cosas que les gustan hacer, puede ser el momento perfecto para trabajar en objetivos individuales. 

Aprovechen para tomar acción en un campo o actividad en el que tienen interés, pero quizás su pareja no.

Lo que hay que tener en cuenta, es que tomarse un descanso puede ser positivo y enriquecedor y es mejor que ambos lo vean de esa manera. 

No como algo que va “mal” o un momento triste, sino como una oportunidad para el crecimiento personal.

Adicionalmente, para que tomarse un tiempo funcione, deben analizar juntos por qué toman el descanso.

Estudien su propio estado interno y la situación de vida externa en el momento de tomarlo.

Asegúrense de escuchar y estar abiertos a lo que dice su pareja.

Para que funcione, también debes tener tu propio espacio. 

Si viven juntos, intenten dividir los artículos importantes, como el coche, su mascota y las responsabilidades del hogar y sepárense físicamente.

Cuando una relación se toma un descanso, es mejor no establecer un límite de tiempo. 

También es bueno ponerse de acuerdo en momentos para llamar o verse, y comprobar dónde se encuentran emocionalmente. 

Esto, además, ayudará con la incertidumbre y la ansiedad de verse, si es que esta surgiera en alguno de los dos.

Al final del día, una ruptura funciona mejor cuando los involucrados lo hacen con un espíritu de positividad y apertura. 

Asimismo, sé honesta contigo misma y con tu pareja sobre lo que está sucediendo dentro tuyo.

Hay muchas cosas buenas acerca de estar en una relación. 

Las experiencias que compartimos juntos pueden ser extremadamente especiales. 

Aún así a veces un descanso nos mostrará las formas en las que hemos estado descuidando nuestras propias necesidades. 

Incluso puede que hayamos estado soportando comportamientos inaceptables o perjudiciales de nuestra pareja.

Si el tiempo de separación les hace darse cuenta que él quiere volver y tu también, es muy probable que tengas una visión mucho más clara.

 Verás lo que necesitas trabajar en ti misma y en las partes de tu relación que sientes que ya no funcionan para ti.

La distancia en la pareja puede funcionar, si se ha hecho de la manera correcta, con respeto y sin expectativas preestablecidas.