¿Cómo solucionar problemas de pareja?

We sometimes include products we think are useful for our readers. If you buy through links on this page, we may earn a small commission. Read our affiliate disclosure.

Te encuentras en un punto de la relación en la que amas a la persona que tienes al lado, pero existen problemas que no están pudiendo solucionar. El día a día se ha vuelto muy difícil junto a él y quizás te encuentres desesperada por saber cómo arreglar las cosas.

No te preocupes, existe una solución para todo, e iremos poco a poco con esto. Comenzaremos por entender qué debes tener en cuenta a la hora de resolver problemas en una relación. Además, debes comprender cuáles son las cosas que destruyen a una pareja. Finalmente, podrás decidir si es mejor para los dos continuar o terminar por el bienestar de ambos.

¿Cómo solucionar problemas de pareja por desconfianza?

Hay varias maneras de resolver conflictos en una relación. Seguidamente, te mencionaré las que dan mayor resultado:

Busca el momento adecuado: para poder abordar cualquier problema con otra persona debes elegir un momento en que veas que esta se encuentre relajada y receptiva. No es lo mismo abordar a tu compañero luego de un arduo día de trabajo, que un fin de semana en el momento en que se encuentran desayunando en el jardín.

Comunicación abierta y honesta: es esencial que comiences por escuchar activamente a tu pareja, permaneciendo con la mente abierta sobre los temas que él te plantea. Es esencial intentar entender las necesidades y sentimientos que él tiene. Luego responde de forma sincera al respecto, pero empatizando con lo que le está sucediendo. Es importante que le planees tú también lo que realmente sientes, pero siendo amable y considerada.

Compromiso: también es fundamental, que. al finalizar una conversación para la resolución de conflictos, ambos estén dispuestos a comprometerse en resolver los problemas y mejorar la relación, según lo que han hablado. Al responsabilizarse de esta manera es más probable que logren lo que se han propuesto.

Terapia de pareja: otra gran alternativa es consultar con un psicólogo especializado, que puede ayudarlos a identificar y trabajar sus problemas de una forma objetiva. Al ser una persona que se encuentra fuera de la relación, con una mirada neutra, logra que la pareja la escuche y observe desde otro punto de vista las problemáticas que tienen.

Tomarse tiempo para uno mismo: asegúrate de tener tiempo para ti misma. Toda pareja debe dividir sus tiempos entre su relación conjunta y la parte de la vida en la que se desarrollan individualmente. Esto es tanto para las obligaciones, como para el esparcimiento.

Es importante recordar que cada relación es diferente y lo que funciona para una, puede no funcionar para otra. Lo importante es encontrar lo que resulte positivo para ustedes.

¿Qué hacer después de una discusión fuerte con tu pareja?

Después de una pelea importante con tu compañero, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a calmar las cosas y trabajar en una solución:

1) Darse un tiempo

Generalmente, es muy conveniente darse un tiempo para tranquilizar los ánimos. Además, es bueno para procesar lo sucedido y poder tener luego una conversación racional, donde uno no se deja llevar por sus sentimientos. También te da la oportunidad de tomar mejores decisiones para resolver su situación.

2) Hablar sobre lo que sucedió

Esto es importante para poder entender el punto de vista de la otra persona. Si no hay comunicación no se pueden resolver malentendidos. Tampoco podrás exponer lo que te sucede y que esta sepa qué es lo que necesitas. Además, nunca debes dar por sentado, que tu pareja sabe lo que quieres. 

3) Aceptar tu parte de responsabilidad

Siempre existe algo en lo que podemos mejorar. Aceptar tu parte de culpa también te hará crecer y aprender. Además, discúlpate si has hecho algo mal, tu pareja te lo agradecerá. Asimismo, esto lo motivará a hacerse cargo de su parte y hacer prosperar su relación.

4) Buscar una solución conjunta

Trabajar juntos para encontrar un arreglo mutuamente satisfactorio es esencial para resolver el problema a largo plazo. Al final de cuentas de eso se trata una relación. Cada parte debe ceder un poco por el bien de la pareja. Asimismo, esto demuestra, cada vez, el amor que se tienen el uno por el otro.

5) Reconciliación

Es importante trabajar para sanar, después de una discusión fuerte. Esto puede incluir expresarse amor y aprecio mutuamente. Cuando uno quiere reconciliarse, una buena idea puede ser comenzar por destacar ciertas cualidades de la otra persona, para que no se ponga en una postura defensiva. Luego, plantear el problema que se desea resolver, cuidando siempre la forma en la que se expresa.

Es importante recordar que todas las parejas tienen discusiones. Siempre son posibles de superar y estas fortalecen la relación. Aprende de ellas, para no cometer los mismos errores más adelante.

¿Qué es lo que destruye una relación?

Hay varios factores que pueden contribuir a la destrucción de una pareja. Algunos de ellos son:

1) Infidelidad

Esta es la causa por excelencia de destrucción de relaciones. La infidelidad puede resolverse en algunos casos, pero esto ocurre pocas veces e incluso generan falta de confianza, luego de haber sucedido. Con frecuencia, esto más tarde se traduce igualmente en una separación.

2) No conversar periódicamente sobre sus problemas y necesidades

La falta de comunicación puede dejar sin resolver malas interpretaciones de ciertas acciones o sucesos. Esto puede llevar al resentimiento y socavar la relación. Además, no expresar que necesitan el uno del otro también puede llevar al enojo o no sentirse valorado. Si no les resulta fácil hablar, puedes proponerle a tu pareja un momento en la semana en el que se sienten a conversar.

3) Falta de compromiso

Por más que una parte se encuentre comprometida con la relación y ponga todo su empeño en ella, si la otra no tiene compromiso, es muy difícil mantener su vínculo a flote. Esto empeora si ambas partes no logran llegar a la etapa de compromiso, entonces inevitablemente la relación se disuelve. El compromiso es una parte fundamental de la conexión en una pareja, que conlleva sacrificios, pero es lo que le da profundidad a la relación y fortaleza.

4) Falta de respeto

Si alguna de las partes no tiene respeto por la otra, es muy probable que se destruya la relación rápidamente. Esto se puede complicar aún más, cuando una de las partes tiene un manejo manipulador. Entonces puede suceder que la víctima no logra salir de la relación, debido a que el manipulador logra bajar su autoestima y el manipulado piense que no logrará conseguir otra pareja.

5) Problemas de confianza en el otro

Una relación debe basarse en la confianza. Sin ella no es posible que perdure en el tiempo, ya que continuar con alguien que desconfiamos, puede volverse insoportable. Si se comienza la relación con confianza, pero luego se pierde, en particular por una traición, es muy difícil de reparar esta.

6) Falta de apoyo emocional

Si uno o ambos miembros de la pareja no se brindan apoyo emocional, es muy probable que afecte negativamente a la relación. Ser el sostén de tu compañero es parte elemental de estar juntos, ya que somos seres humanos y no podemos estar bien constantemente. Entonces, en nuestros días malos necesitamos la comprensión y el acompañamiento de la persona con la que nos emparejamos.

7) Diferencias irreconciliables

Algunas diferencias, como distintos valores o metas a largo plazo, pueden ser realmente difíciles de superar. También pueden ser un factor importante en el rompimiento de una pareja. Es por ello, que es importante comenzar conociendo bien a una persona con la que buscamos una relación comprometida. 

8) Falta de intimidad

La falta de intimidad física puede devastar una relación. Y no me refiero a solo lo sexual. Las caricias, los besos y los abrazos son una expresión de amor fundamental en una pareja. También es muy importante la intimidad emocional, en la que cada parte puede ser como realmente es y decir lo que piensa con total sinceridad, al resguardo de su pareja.

Igualmente, cada relación es única y lo que puede destruir una relación puede no hacerlo necesariamente en otra. Observa detenidamente que es lo que está sucediendo en la tuya.

¿Cuándo peleas mucho con tu pareja es mejor terminar?

Pelearse mucho con tu pareja puede ser un indicador de problemas en la relación. Sin embargo, no necesariamente significa que debas terminar con ella.

Primero debes considerar las siguientes cuestiones:

La frecuencia e intensidad de las peleas: algunas parejas pelean con más frecuencia o con mayor intensidad que otras, pero pueden resolver sus problemas y tener una relación saludable. Esto se da especialmente con personas de mucho carácter, que pueden recibir críticas constructivas, así como darlas. 

La causa de las peleas: es importante identificar el origen de las peleas y trabajar sobre ella, para resolver las diferencias. Si no se actúa sobre esto, entonces el problema persiste y sí puede acabar con la pareja.

La forma en que se manejan las peleas: algunas parejas pueden orientar las peleas hacia una forma constructiva, mientras que otras no. Aprender habilidades de resolución de conflictos puede ayudar a las parejas a manejar las peleas de manera más efectiva. 

La relación en general: es importante considerar la relación en su totalidad. Si esta es frecuentemente saludable y satisfactoria para ambos miembros de la pareja, entonces estás con la persona correcta. Debes poner en una balanza los pro y contras de estar con esta pareja, para concluir si te encuentras en un compromiso beneficioso.

Comúnmente, si las peleas son frecuentes e intensas, no pueden resolver los problemas subyacentes y no es saludable, entonces, puede ser mejor considerar terminar la relación. 

¿Cuáles son las mejores habilidades para la resolución de conflictos en la pareja?

Las aptitudes más importantes para resolver disputas en una relación son:

Comunicación efectiva: es importante ser capaz de expresar tus pensamientos y sentimientos de manera asertiva y respetuosa.

Tomar conciencia sobre ti mismo: al reflexionar sobre tus propias emociones, pensamientos y comportamientos podrás entender cómo afectan al otro.

Tolerancia a la frustración: acepta que no siempre tendrás la razón. Esto muestra madurez y te ayuda a aprender del otro. Si te resistes, puedes perderte de muchas cosas y la desilusión puede apoderarse de ti.

Creatividad: busca soluciones innovadoras. Pensar de manera diferente a lo regular puede ayudarte a encontrar salidas distintas, a cualquier problema que se les pueda presentar inesperadamente.

Habilidades de negociación: es esencial ser capaz de llegar a un acuerdo mutuo para poder resolver cualquier conflicto.

Buscar ayuda profesional: si los conflictos se vuelven recurrentes y no pueden ser resueltos por ustedes mismos, un terapeuta puede enseñarles nuevas habilidades para enfrentar problemas más profundos.

Reflexiones finales

Ahora ya sabes cómo solucionar problemas de pareja. Para ello es esencial el compromiso, la comunicación y el respeto del espacio individual. Es clave buscar el momento adecuado, entender primero al otro y ser honesta con lo que a una le sucede.

Si no logran conciliar sus diferencias entonces pueden recurrir siempre a un psicólogo, que les brindará apoyo desde un lugar objetivo.

Para resolver los inconvenientes es importante tomarse un tiempo para encontrar la calma y aceptar tu parte de responsabilidad sobre el conflicto. Buscar la solución y reconciliación es un rasgo de madurez y amor hacia tu pareja.

La infidelidad y falta de respeto arruinará con seguridad tu relación. No cometas estos errores, ni los permitas de parte de nadie. Una relación tóxica no es saludable por más que ames a la persona. Eso no es amor, sino un juicio nublado.

Además, reflexiona si sus valores y metas se alinean. También sobre la frecuencia y duración de sus discusiones, para saber si te encuentras en una relación sana. La falta de intimidad, confianza y apoyo emocional son problemas que deben resolverse. De lo contrario, deberás considerar si es mejor tomar caminos diferentes.

Existe una verdad general y es que la relación perfecta no existe. Todas se construyen día a día y con paciencia. Por lo general, hay momentos que no son fáciles, pero si hay amor siempre vendrán otros maravillosos. Si quieres estar con él, entonces trabajen juntos por lo que quieren conseguir como pareja y de esta manera lograrán de seguro la felicidad.