Cómo recuperar la chispa en la pareja: 5 ideas sencillas que le encantarán

Perder la chispa en la pareja es algo que se da más habitual de lo que crees.

Sobre todo, si llevan una relación amorosa de muchos años.

¿Y si te dijera que perder la pasión en la cama no tiene que ver sólo con la rutina? 

Difícil de creer, ¿verdad? 

Pero muchas son las razones que intervienen a la hora de conectar con él en la intimidad.

Aquí te ayudaré a descubrir qué fue lo que hizo que pierdan el fuego en la cama. 

Además, te contaré 5 ideas para revivir la pasión que lo volverán loco.

¡Aquí vamos!

5 ideas simples para revivir la pasión

Sentir que están alejados sexualmente no es una sensación agradable.

Genera preocupación e incomodidad en la pareja.

Pero si lo detectan y tienes ganar de revertir esta situación, hay esperanzas.

Lo único que necesitan es un poco de automotivación.

Tu objetivo final: encenderlo a él, pero también, encenderte a ti misma.

Así, ambos estarán listos para retomar ese fuego en la cama que quedó olvidado. 

No te preocupes, no te diré el típico consejo de «vuelvan a tener citas.»

Eso es una obviedad que tú sola puedes resolver e intentar.

Aquí te compartiré ideas simples para que sumes a tu día a día con tranquilidad.

Anímate a probarlas e ir rotándolas. ¡De seguro te servirán!

1) Recordar

Si están juntos hace un buen tiempo, la memoria puede ser una aliada para conquistarlo.

Anímate a recordarle al oído situaciones apasionadas que hayan vivido juntos.

O deja al descubierto esa ropa interior que le encantó aquella noche especial.

Todo acto sexual, es un acto físico, pero también mental. 

Así que, su mente ayudará a poner en marcha los motores de la pasión. 

¡Actívala!

2) Sexting

Un truco que puedes utilizar en conjunto con los recuerdos es el sexting.

Sorpréndelo en la oficina con mensajes subidos de tono.

O recuérdale aquella noche fogosa con frases sugerentes.

Si te animas, envíale fotos o videos.

O, comparte posiciones nuevas o ideas sexys que encuentres en tu buscador.

Esto le generará intriga y seguramente estimulará su imaginación.

3) Educación

¿Trabajas en la cama con tu laptop? 

Si es así, puedo darte una idea para darle un uso más útil a esta situación laboral.

Deja el trabajo de lado y busca videos hot o ideas nuevas para experimentar juntos.

Invítalo a investigar contigo. Anímense a buscar lo que sea que se les ocurra.

No es necesario que intenten todo lo que encuentren, más bien es una excusa para encenderse.

Puede que conozcan algo nuevo, o no, pero sin duda, le gustará ver tu lado curioso.

4) Tocar

Si la situación o el momento es oportuno, no olvides encender sus sentidos.

Todo acto sensorial puede llevarlos a la cama. 

Ya lo decía el poeta francés, Paul Geraldy:

«El más bello instante del amor, el único que verdaderamente nos embriaga, es este preludio: el beso.»

Justamente, el tocarse, acariciarse, besarse, es el preludio al amor, y el preludio a hacer el amor.

Si tienes excusas para recordar estas sensaciones, hazlo.

Puede que sea un simple beso de buenas noches, o darle un masaje cuando lo veas trabajando.

Incluso puedes mostrarte sugerente, pidiéndole como excusa que te rasque la espalda.

Y luego sorprenderlo con caricias subidas de tono mientras lo hace.

Cualquier excusa es valida para que se reencuentren dentro de la cotidianeidad.

Esto les recordará por qué están juntos y ayudará a que se conecten.

5) La rutina es tu amiga

Todo lo que hacemos día a día es parte de una rutina que a veces agobia y nos agota.

Pero eso no quiere decir que no la puedas utilizar a tu favor.

No te voy a exigir que dejes las responsabilidades de lado.

Eso es posible de hacer solo por un día o un momento especial; seamos sinceras.

En cambio, te doy ideas para dar un toque especial a lo que hacen cotidianamente.

Y para seducirlo sin que se de cuenta.

Aquí van algunos ejemplos:

  • Cambia de ropa interior: si te cambias frente a él y sueles usar esas bragas cómodas de algodón, anímate a usar algo sexy de vez en cuando. 
  • Eleva la temperatura en las conversaciones diarias: No es necesario que hablen siempre de deudas o quehaceres. ¿Y si le preguntas acerca de sus fantasías sexuales antes de irse a dormir? Por supuesto, no tendrás este tipo de conversaciones en cualquier momento, tú mejor que nadie sabrás cuándo el dialogo podría transformarse en fuego, si le dan la oportunidad, claro. 
  • Activa sus sentidos: acarícialo o bésalo cuando sea oportuno: como te sugería anteriormente, busca el momento para no perder contacto entre ustedes. Puedes incluso estimularlo usando ese perfume que le encanta para irte a dormir o antes de sentarse juntos a ver series. Para poder mantener la conexión sexual, es indispensable que no se pierdan el uno al otro. Deben sentirse. 

La rutina mata la chispa. ¿Mito o realidad?

Es muy habitual escuchar que «la rutina mata el sexo en una pareja.»

Y yo misma he sido víctima de repetirla con liviandad.

No lo negaré, algo de verdad hay en esta frase, por supuesto.

Sin embargo, te invito a hacerte una pregunta para descubrir qué ha sucedido en tu relación:

«¿Es la rutina la única culpable?»

Sé que puedes sincerarte contigo misma. Es momento de reflexionar.

No voy a dejarte sola en esto, hacer lo mismo todos los días agobia.

Y mucho más si le debes sumar hijos, quehaceres del hogar, trabajo, compras…

La lista puede seguir eternamente. Sin dudas, el día a día desgasta.

Pero lo cierto es que, hay varios factores a tener en cuenta además de la rutina en sí.

¿Crees que hay una verdadera voluntad para hacer cosas juntos con tu pareja?

¿Prefieren priorizar las tareas o demás cosas antes que su vínculo amoroso?

Pues, en ese caso, es hora de entender qué está sucediendo.

Está claro que, además de los factores externos, como las obligaciones, están los internos.

Y son estos factores internos los que debes identificar para poder reavivar la chispa.

O sea que, el mito de la rutina tiene su porcentaje de realidad, pero no por completo.

Tienes que entender que los factores externos van de la mano de los internos.

Intenta identificar qué está pasándote con él antes de culpar solo a la rutina. 

¿Por qué no tenemos más encuentros sexuales?

Si te preguntas cuáles son las problemáticas típicas a la hora de perder la pasión, aquí van:

1) No pasan tiempo a solas

Darse espacio y tiempo para estar juntos es importante.

¿Cómo crees que lograrás la intimidad si ni siquiera comparten situaciones o actividades?

Piensa, ¿hay algún hueco que no los agobie que podrían utilizar para «estar juntos»?

2) No se comunican como antes

Estar atentos el uno al otro y a lo que les pase es esencial.

Pero para que esto suceda, es necesario que se hablen de vez en cuando.

Y por hablar me refiero a charlar, seguir conociéndose, descubrir su día a día.

No me refiero a buscar excusas para peleas y discusiones. 

Recuerda que el primer paso para acercarse a él es demostrar interés.

Si la persona que tienes al lado no se siente valorada por ti, afectará su autoestima.

Y a la hora de encender la pasión, cuanto mejor te sientas contigo mismo, más fácil será.

3) La tolerancia se pone a prueba

Si están en pareja hace mucho tiempo, sin duda sabrás de qué te estoy hablando.

Llega un punto en la relación en que ya has abordado toda situación y lo conoces bien.

Y en este punto de confianza extrema, suelen haber roces que generan frustración.

E, incluso, intolerancia. De hecho, pueden explotar con facilidad ante tonterías.

¿Es esto evitable? Sí, lo es. Es sólo una cuestión de perspectiva.

Y no se trata sólo de buscar fuerza de voluntad para evitar el confrontamiento.

Sino más bien es una cuestión de entender que él es distinto a ti, y eso no está mal.

¿Lo recuerdas? Seguramente lo has elegido porque te atraían estas cualidades. 

Aquellas que puede que hoy te desquicien. 

La pregunta a hacerte es:  ¿realmente te molesta lo que él dice o hace? 

¿O sólo estás depositando en esas situaciones stress que se origina en otro problema? 

Cuando tenemos un exceso de confianza en la pareja, solemos descargarnos en el otro.

Este comportamiento habitual es porque creemos que el otro estará siempre allí.

Pero no respetar ni tener cuidado en el trato hacia el otro, generará una brecha entre ustedes.

4) Priorizan las responsabilidades

Si son una familia consolidada o una pareja estable es normal que prioricen las obligaciones.

Las citas y encuentros amorosos se suelen dar solo al comienzo de una relación.

Pero al conseguir la estabilidad, suelen darse por perdido estas situaciones.

Este conflicto es el más habitual. Seguramente te resuene esta frase

«Él ya no tiene tiempo para mí

O, quizás, ambos estén tan enajenados el uno del otro, que se alejan involuntariamente.

Y lo peor de todo es que, no se han dado cuenta de esto aún. ¡Hasta ahora!

5) No hay espacio para estar con uno mismo

Algo tan importante como pasar tiempo juntos es pasar tiempo a solas.

Sí, me has leído bien. Tiempo individual para ti misma (y para él mismo también).

Si ustedes no están bien consigo mismos, es difícil disfrutarse el uno al otro en la intimidad.

El psicólogo y autor Gabriel Rolón indica que,

«No hay mejor herramienta para recuperar el equilibrio emocional que el placer… El placer es la válvula de escape de la ansiedad. Cuanto más placer tengas, más baja va a estar tu ansiedad y más tranquila tu psiquis.»

Hacer actividades que te gusten o disfrutar de un deporte es importante.

Cuanto mas puedas priorizarte, mejor estarás contigo mismo.

Esto facilitará no solo la conexión con tu pareja, sino que además te hará bien.

Estar con el otro, sin que el stress o la ansiedad se entrometan, es muy importante.

6) No les preocupa cómo se ven o sienten

¿Las obligaciones han tomado el control absoluto en su relación?

Seguramente no les interesa ya cómo se ven o sienten cuando conviven en su hogar.

No te estoy diciendo que debes estar en tu casa con un conjunto sexy las 24hs, ¡NO!

Pero, si al estar cómodos ninguno de los dos se siente «atractivo», se notará.

No me malinterpretes, no pretendo que se vistan para una cita en la comodidad de su hogar.

Pero sí que se presten atención tanto al aseo personal, como a cómo se sienten en casa.

Estar bien con uno mismo, es el primer paso para la sexualidad sana y plena.

Y también para que el otro se sienta atraído hacia ti. 

Hábitos que mantienen la conexión de pareja

  • Sentidos activos: tocarse, olerse, besarse, acariciarse de vez en cuando es crucial para la pareja. No lo olvides.
  • Sorpresa: sorprenderse mutuamente con pequeños gestos de vez en cuando es señal de que piensan el uno en el otro y demuestra interés.
  • Se comunican y apoyan: comunicarse con honestidad y estar pendientes de lo que sucede en la vida individual de cada uno es muy importante para seguir conectados. Sobre todo, si tienen vidas laborales diferentes. Ser el pilar de apoyo mutuo en una pareja mantiene la conexión y evita la falta de confianza.
  • Humor: a veces, la mejor manera de terminar una discusión es el humor. No olvides compartir momentos con él que los haga sonreír, desde hacer actividades juntos hasta cambiar el enfoque en una situación o ante un problema con la risa, inténtalo. Te aseguro que te aliviará.
  • Se valoran el uno al otro: El filósofo griego Platón decía que el amor no trata de la pasión o los lazos sexuales, sino de la admiración que uno tiene por el otro, es decir, cómo el otro puede permitirte ser una mejor versión de ti mismo.  Así que, acuérdate de quién tienes al lado y demuéstrale que lo valoras. 
  • Dejan de lado la pereza: cuando la pareja es estable suele suceder que uno tiene deseo sexual, pero no el suficiente como para «activar». No permitan que la pereza tome control de la situación. ¡No se arrepentirán!

Ser conscientes de los límites

Si tienes esta dificultad en tu pareja, es momento de hablarlo. Ninguno de mis consejos superará el que descubran mediante un dialogo qué está alejándolos. Háblalo cuantas veces sea necesario. No dejen que esto origine una brecha entre ustedes. Hay momentos de tensión y dificultades en la vida que nos alejan físicamente, pero la conexión amorosa puede seguir latente. Esto no tiene que ser definitivo. ¡Inténtalo!