16 razones que te llevan a pensar en una persona constantemente

Podría tratarse de un chico que acabas de conocer, o a la vez alguien que conoces hace un tiempo. Lo cierto es que no puedes quitártelo de la cabeza.

¿Pero por qué? Es posible que te atraiga, piensas que es alguien interesante o en el peor de los casos es alguien que te ha lastimado de alguna manera.

De todos modos, si te resulta difícil dejar de pensar en él, aquí te presento 10 de las razones más comunes de por qué esto podría estar sucediéndote.

¿Qué significa pensar en una persona constantemente?

Según los expertos, cuando pensamos continuamente en alguien, significa que hemos formado un vínculo emocional muy fuerte con él.

Significa que quieres estar con esa persona, la quieres cerca de ti.

Tu cerebro también está trabajando horas extras tratando de descubrir qué es lo que te hace sentir tan fuertemente hacia esa persona. 

Sientes que no es solo la atracción física, hay algo más.

Esto puede causarte problemas porque si la persona no siente lo mismo, podría terminar rechazándote.

Pero hay otras razones por las que puede ser difícil dejar de pensar en alguien. No se trata siempre de una persona que ha sido buena contigo.

Es común obsesionarse con personas que han sido o son tóxicas en tu vida.

La mayoría hemos experimentado un vínculo de este tipo alguna vez. Es una forma de relacionarse que por algún motivo nos mantiene junto a alguien aunque sabemos que no es bueno para nosotras.  

Probablemente estés tratando de olvidarlo, pero tu cerebro simplemente no lo permite.

Entonces, ¿cuáles son los factores psicológicos más comunes que te hacen pensar en una persona constantemente?

Estos son los típicos:

1) Te atrae

Esta es la opción más obvia. 

Acabas de conocer a alguien y lo encuentras muy atractivo. Quieres estar cerca de él y quieres saber más sobre él.

Es difícil no pensar en una persona atractiva, pero ¿qué pasa si se trata de alguien que no es tan atractivo e igualmente encuentras difícil dejar de pensar en él? Claramente no es sólo su apariencia lo que te atrae. 

Esto se conoce como el síndrome de «qué pasaría si». 

Es cuando estamos imaginando lo que podría pasar en el futuro con esta persona, como lo genial que sería si fuera tu pareja o alguien más íntimo contigo.

Simplemente imaginas todos los escenarios posibles, luego piensas todas las razones por las que esto podría no suceder, y más adelante fabulas de qué manera podrías tenerlo a tu lado. Ya entiendes por dónde va.

Mi recomendación aquí es: haz lo que esté en tus manos para atraerlo, no tienes que ser demasiado atrevida, puedes coquetear indirectamente. Pero si ves que no hay interés de su parte sigue tu camino. Preferible un rechazo concreto que seguir viviendo en un mundo de ilusiones.  

2) Estás buscando validación

Tu cerebro puede estar diciéndote que esta persona puede ayudarte a sentirte mejor contigo misma.

Quizás estés pensando que si pasas tiempo con él, te sentirás más segura, más atractiva o más inteligente.

Es posible que esperes que te ayude a sentirte mejor con tu vida, o que les gustes y eso levante tu autoestima.

Puede que estes elucubrando las mejores formas y actitudes que te hagan acreedora de halagos y atención. 

Lo cierto es que buscar la validación de los demás siempre es un problema. Primero porque los demás ven el mundo muy diferente a ti y segundo que tú deberías ser la única persona por quién ser aceptada. Cuando reconozcas tu propio valor será cuando no necesites a los demás para sentirte bien. 

3) Estás tratando de olvidar

Hay momentos en los que nos obsesionamos con alguien que ha sido tóxico en nuestras vidas. 

Es posible que te hayan lastimado y estas tratando de averiguar por qué te hicieron eso. Le das vuelta en tu cabeza a las discusiones y piensas mil maneras de explicarle las cosas para que finalmente entienda. 

He aprendido que a veces para dejar ir una relación tóxica simplemente tienes que estar en paz con la idea de ser “la mala de la película” en la cabeza del otro. Si es tóxico te verá como él quiere sin importar lo que digas o quien seas. 

Pero por suerte, hay algo que puedes hacer para sentirte mejor.

Y es algo tan simple como respirar.

En momentos de mi vida que necesité una salida, me recomendaron un increíble video gratuito de respiración en inglés, creado por el chamán, Rudá Iandê.

Con un enfoque en disipar el estrés y aumentar la paz interior, fue difícil resistirme a intentarlo. Las prácticas de respiración han sido siempre lo que mejor me ha resultado a la hora de meditar. 

Entonces, ¿qué hizo que este video de respiración fuera tan efectivo?

Bueno, todo se reduce al hombre detrás. Rudá creó estos “flows” únicos, utilizando una combinación de técnicas chamánicas antiguas y secuencias de respiración curativa.

Ha pasado años desarrollándolos para ayudar a las personas a encontrar su paz interior.

Entonces, si sientes una desconexión contigo misma debido a una ruptura o evento difícil, te recomiendo que veas el video de respiración gratuito de Rudá.

Él te dará las herramientas para comenzar a encontrar paz y confianza nuevamente en tu vida desde el primer ejercicio de respiración.

Aquí hay un enlace al video gratis de nuevo.

4) Tienes apego

Otra razón por la que piensas mucho en alguien es que podrías estar apegada a esa persona.

Podría ser un apego romántico, o podría ser simplemente que sientes que estás conectada a ella de alguna manera especial.

Esto es diferente a pensar en alguien con quien simplemente quieres pasar el rato.

Cuando tu mente te dice que esa persona es lo más importante en tu vida, seguirás pensando en ella y tratando de descubrir lo que significa para ti.

Estás intentando saber si este apego es saludable o no. 

Y si llegas a la conclusión de que no lo es, entonces tu cerebro tratará de encontrar formas para dejar ir a esa persona.

5) Tienes problemas sin resolver con esa persona 

Es común que tengamos asuntos sin resolver con otros que nos han lastimado de alguna manera, o que sentimos nos han agraviado de alguna manera.

Tu cerebro seguirá pensando en esa persona porque quiere encontrar una manera de resolver el problema y seguir adelante.

A veces tenemos problemas sin resolver con personas que ya no están en nuestras vidas, o estamos tratando de olvidarnos de ellos, pero nuestro cerebro simplemente no lo deja pasar.

Intenta encontrar formas para poder cerrar el capitulo y seguir adelante.

¿Cómo podemos salir de esto?

Lo primero que debes hacer es reconocer que tu cerebro te está diciendo que tienes algunos problemas sin resolver con esta persona, o que te ha lastimado de alguna manera.

Reconoce el pensamiento, lidia con el sentimiento que experimentas dentro de ti y luego déjalo ir.

6) Dependes emocionalmente de esa persona

Tal vez has desarrollado un vínculo emocional muy profundo con alguien.

Tu cerebro te está diciendo que esta persona se ha vuelto extremadamente importante para ti y que quiere seguir pensando en ella.

Tu mente te dice que tienes miedo de perderlo o de pasar tiempo sin ellos. 

Esto significa que tu apego a esta persona es cada vez más profundo y sigues pensando en ella porque sientes que no puedes ser feliz sin él a tu lado.

No hace falta que te diga que esto no tiene nada de bueno. La dependencia emocional es un problema serio y deberías considerar seriamente consultar a un profesional que pueda ayudarte. 

7) Tienes un sentido de familiaridad con ellos

Cuando no puedes dejar de pensar en alguien, a menudo se puede asociar con el hecho de que tienes una profunda sensación de comodidad con esa persona. Bien podría tratarse de tu llama gemela, pero tal vez aún no lo sabes. Aquí tienes un artículo con todos los síntomas que experimentarás si realmente es tu llama gemela. 

Sientes que es alguien en quien puedes confiar y confiar, y sientes una sensación de familiaridad con él.

Tu cerebro te dice que esta persona es alguien que se quedará a largo plazo. El pensamiento de él sigue rondando por tu cabeza porque estás tratando de averiguar si tiene lo que se necesita para que realmente construyas un futuro con él.

8) Tienes problemas psicológicos o emocionales

Esto podría incluir ansiedad, depresión o traumas pasados ​​no resueltos que hayas experimentado.

Si habitualmente te obsesionas con personas o ex, es posible que tengas un trastorno obsesivo compulsivo. Como su nombre lo describe es una afección en la que tienes pensamientos obsesivos y comportamientos compulsivos.

No significa que haya algo terriblemente mal contigo, de hecho, el TOC es un problema mental bastante común que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Solo necesitas obtener la ayuda adecuada y asegurarte de que esto no se apodere de tu vida.

9) Tienes miedo de estar sola

Si siempre estás pensando en la misma persona todo el tiempo, podría ser porque en el fondo tienes miedo de estar sola.

Puede sentir que esa persona es tu única fuente de felicidad en la vida y si los pierdes, ¿cuál sería el sentido de todo?

Es por eso que tu cerebro te dice que esta persona es extremadamente importante para ti y quiere seguir pensando en ella.

10) Tienes miedo de ser rechazada por esa persona

Este es un miedo muy común, y es algo con lo que todos tenemos que lidiar en algún momento de nuestras vidas. 

Pensar en él te da una sensación de control, como si por tenerlo en tu mente evitases la posibilidad de su rechazo.

Esto se conoce como un miedo irracional. Sucede más cuando estamos profundamente conectados y enamorados de una persona.

Piensa en esto como una especie de mecanismo de supervivencia de tu cerebro. 

¡Y no te preocupes, es poco probable que puedas modificar la realidad sólo con tus pensamientos!

11) Eres adicta al drama

Algunas personas viven en el drama!

Si te encuentras obsesionada con alguien, podría ser porque en el fondo te has identificado con el drama y ya no sabes como vivir fuera de él.

Tal vez su presencia en tu vida traiga emoción e intriga a lo que de otro modo sería una existencia aburrida y mundana.

Esta es una de las razones por las que las personas no pueden olvidar a sus ex. 

No diría que disfrutan del drama que traen a sus vidas pero en cierto punto es la forma en la que se han acostumbrado a vivir, desde un lugar de víctimas. 

Si no te gusta cómo te estás sintiendo y quieres cambiar las cosas, tal vez sea hora que te salgas de ese papel. Comienza a responsabilizarte por tu propia felicidad.

Nadie fuera de nosotros tiene tanto poder como para dañarnos si no se lo permitimos.

12) Esa persona despierta tu curiosidad

Si siempre estás pensando en un chico en particular, podría ser porque en el fondo tienes el deseo de saber más sobre él.

Tal vez sientas curiosidad por su pasado, su familia, o lo que hace para ganarse la vida. Tu cerebro no deja de pensar en él porque quiere respuestas.

No hace falta que hagas una gran novela de esto, simplemente acércate y háblale amistosamente. 

Todos nos sentimos bien con la atención, ¿qué es lo peor que puede pasar? Algunos silencios incómodos y que te des cuenta que no era lo que tu pensabas. Anímate a descubrir si es lo que realmente esperas. 

13) Te hace sentir bien

Si estás obsesionada con alguien, y piensas en esa persona constantemente, podría ser porque en el fondo te hace sentir bien.

Es alguien que te hace reír o sentirte como la persona más importante del mundo. Tu cerebro no quiere dejar de pensar en él porque quiere seguir sintiéndose así. 

Es lo más normal del mundo, cuando alguien nos hace sentir bien con nosotros mismos es esperable desear mucha más de esa atención. 

14) Eres adicta al coqueteo

Esto es particularmente complicado si te atrae alguien que está en una relación, o que está casado.

Si siempre estás pensando en alguien, podría ser porque en el fondo disfrutas la emoción de la persecución. 

Tu mente piensa en él porque eres adicta a la emoción. Te encanta la anticipación y las sensaciones que te genera pensar en conquistarlo y ganar su amor y afecto.

Sin embargo, si te aburres apenas consigues la atención que buscabas, podrías tener algunos problemas de compromiso. 

Aquí tienes un interesante artículo: “Miedo al compromiso o falta de amor: las 8 diferencias”

15) Esa persona te inspira

Si siempre estás pensando en alguien, puede ser porque en el fondo te inspira.

Cuando admiramos a alguien podemos pensar mucho en esa persona. Lo que hace y quién es, es algo que te gustaría para ti, entonces puedes estar tomándolo de ejemplo para tu vida. 

Pueden hacerte sentir que hay más en el mundo para ti, que tienes mucho por descubrir y quieres seguir su ejemplo.

16) Te irritan cosas de esa persona

Podrías estar pensando en una persona cercana que hace cosas que te irritan. Probablemente estés pensando en todas las formas en que podrías cambiarla. 

Te encontrarás repitiendo en tu cabeza todas esas cosas con las que no estás de acuerdo. Seguirás pensando en lo  que crees que esa persona debería cambiar.

Aunque suene obvio debes entender que todos somos diferentes y percibimos las cosas de formas distintas. Querer que alguien sea como tu quieres no sólo es malo para ti sino que además es imposible. 

Deja de resistirte a lo que es y acepta a las personas a tu alrededor tal cual son. Si hay cosas que no puedes tolerar, simplemente manifiéstalo. Si nada cambia, siempre puedes elegir alejarte de quienes no te hacen bien.

Conclusión

Los expertos dicen que tenemos unos 60.000 pensamientos al día. 

Teniendo esto en cuenta es normal pensar que una persona en particular ocupe muchos de ellos. 

Pensar en alguien no tiene por sí nada de malo. Podría tratarse de alguien que te gusta mucho y el sólo hecho de pensar en él te hace bien. Pero también podrías estar entrando en un mecanismo compulsivo si tus pensamientos son negativos o te hacen daño. 

Lo importante aqui es siempre el equilibrio. Pensar en las cosas nos ayuda a resolverlas. Pero darle vueltas y vueltas a lo mismo sin lograr nada no tiene ningún sentido. 

Puedes intentar separarte de esos pensamientos, observarlos, y darte cuenta si es algo productivo o no. 

Si estás aquí ya has dado el primer paso, que es tomar conciencia de lo que está sucediendo en tu cabeza. 

Tómalo con calma y enfoca tus energías en pensamientos positivos.