12 razones por las que piensas en tu, ex aunque ya no lo quieres

Dicen que nunca olvidas a tu primer amor, pero algunas de nosotras realmente nunca olvidamos a muchos de nuestros ex.

A menudo, ese vínculo especial que compartes con alguien especial es único y no se rompe tan fácilmente. Personalmente creo que de hecho esa conexión ya no desaparece, sólo que se transforma. 

Si te preguntas «¿Por qué pienso en mi ex si ya no lo quiero?» hay muchas razones posibles.

Algunas son más prácticas, mientras que otras son más espirituales.

12 razones por las que no dejas de pensar en tu ex, aunque ya no lo quieras

1) No ha pasado suficiente tiempo

El duelo lleva tiempo. Y cuánto tiempo puede llevar sanar después de una ruptura, depende de muchos factores.

Muchos han tratado de definir cuánto tiempo específicamente lleva reparar un corazón roto, pero no es tan simple.

Una encuesta de 2000 personas sugirió que se necesita un promedio de tres meses y medio para superar una ruptura, pero más cerca de un año y medio para un divorcio.

Mientras tanto, otra investigación ha encontrado que las personas pueden comenzar a sentirse más positivas después de una ruptura en alrededor de 11 semanas.

La realidad es que los «promedios» nunca representan cuán individual es realmente el proceso de curación.

Cómo te sientas se verá muy afectado por cosas como:

  • el compromiso que había en la relación, 
  • la cantidad de tiempo que estuvieron juntos, 
  • quién tomó la decisión de separarse,
  • y si hubo engaño.

Particularmente en las primeras etapas de una ruptura, la familiaridad y costumbre que aún sientes hacia tu ex juega un papel importante.

Cuando compartes tu vida con alguien, muchos de tus hábitos, rutinas y recuerdos recientes aún incluyen a esa persona. 

Se necesita tiempo para crear recuerdos que no los involucren.

Pero, ¿por qué todavía me siento conectada con mi ex años después? 

La respuesta simple es que tal vez no haya pasado el suficiente tiempo necesario para ti en particular, para que realmente proceses y superes las emociones que sientes.

En última instancia, no existe una línea de tiempo estricta sobre cuándo deberías superar a un ex, todos trabajamos en nuestra propia línea de tiempo.

2) Estás de duelo

A veces podemos pensar en el duelo en términos muy estrechos. Imaginamos que es exclusivo para la muerte o algún tipo de evento increíblemente traumático.

Pero el duelo es una respuesta a la pérdida. 

Y para la mayoría de nosotros, el final de una relación, especialmente si no lo deseábamos, trae consigo una profunda sensación de pérdida.

Como seres humanos, estamos programados para evitar el cambio, y cuando se nos impone, puede sacudir los cimientos mismos de nuestras vidas.

Hay muchas etapas de duelo, que pueden incluir:

  • períodos de negación, 
  • ira, 
  • negociación 
  • y depresión, 
  • antes de, finalmente, la aceptación.

Cuando te separas de alguien, los síntomas son muy similares. 

Después de que la conmoción y la ira iniciales desaparecen, es normal sentir miedo, ansiedad, tristeza e incluso impotencia a medida que te reajustas.

Así que sentirte apegada a tu ex durante este período de duelo, es totalmente normal. Debes entender que estás buscando encontrar algo de consuelo en estas emociones difíciles.

3) ¿Qué diría un asesor intuitivo?

Durante una ruptura, la mayoría de nosotras nos sentimos desarmadas.

Energéticamente hablando, es un momento turbulento, y comprender por qué todavía te sientes conectada con tu ex puede ser un desafío.

Por ejemplo, es posible que te preguntes: ¿es esto realmente una señal de que debería volver a estar con él o una ilusión?

Entonces, ¿podría ayudarte obtener alguna orientación externa?

Es justo decir que hay un montón de fraudes por ahí, esperando para aprovecharse cuando estamos en nuestro punto más vulnerable.

Pero después de una ruptura realmente desafiante, descubrí que hablar con un asesor de “Tu Psíquico” fue muy útil.

El asesor con quien converse fue muy amable y comprensivo y supe que realmente sabía de lo que hablaba.

Mi lectura amorosa me dio la guía que estaba buscando (y necesitaba) durante un momento doloroso y confuso. 

Entonces, si deseas saber si esta conexión con tu ex es real, te sugiero que obtengas tu propia lectura.

Haz clic aquí para obtener tu propia lectura de amor.

4) Todavía estás en contacto con él

La respuesta a por qué todavía piensas en él aunque no lo quieres, puede ser bastante obvia si tu ex todavía juega un papel en tu vida.

Ser amiga de un ex es totalmente posible, pero primero debe haber un período de reajuste y algunas reglas básicas.

Lleva tiempo acostumbrarse a la nueva situación.

Muchas personas se mantienen en contacto después de una ruptura para aliviar la incomodidad que sienten al perder a la otra persona. 

Pero esta no es necesariamente una forma saludable de hacer las cosas.

El problema es que puede crear celos, o motivarte a tener sentimientos secretos de querer volver con tu ex y, en última instancia, evitar que sigas adelante.

Incluso si ya no ves a tu ex en persona, mantenerte conectada a través de las redes sociales puede tener un efecto similar. 

Seamos realistas, incluso tu ex que sigue a tus amigos en las redes sociales puede ser complicado.

Podrías entrar en comportamientos obsesivos hacia tu ex. Me refiero a stalkearlo, verificar lo que tu ex está haciendo o que sitios frecuenta, ver cuándo estuvo conectado por última vez.

En un mundo donde estamos más conectados virtualemtne que nunca, no es de extrañar que todavía nos sintamos apegados a nuestros ex. Especialmente si todavía estamos chequeando sus vidas en Instagram o Facebook todo el tiempo.

5) Sois llamas gemelas

Algunos lazos simplemente se sienten más profundos que otros, independientemente de la cantidad de tiempo que hayan compartido.

Puedes haber salido con alguien durante años, pero sentirte lista para separarte sin esfuerzo.

Por otro lado el amor podría haberte golpeado como un torbellino y después de solo unos meses juntos hacerte sentir que la vida nunca volverá a ser la misma.

Las llamas gemelas son una expresión de este tipo de relación intensa.

Hay una historia más profunda detrás de su unión y por eso sientes más intensamente su ausencia.

Tal vez por eso es casi como si pudieras sentir a tu ex pensando en ti, o te quedas despierta por la noche preguntándote si tu ex también siente tu energía.

Este tipo de conexión psíquica o espiritual con tu ex no desaparece de la noche a la mañana simplemente porque hayas decidido romper.

Es posible que descubras que su historia aún no ha terminado, y es posible que terminen reuniéndose en una etapa posterior después de darse cuenta de que aún se aman.

6) Te niegas a dejarlo ir

“Gran monje, déjame preguntarte: ¿Cómo puedo alcanzar la liberación?”

El Gran Monje respondió: «¿Quién te ató?»

Este viejo jardinero respondió: “Nadie me ató”.

El Gran Monje dijo: “Entonces, ¿por qué buscas la liberación?”

La vida está lejos de ser simple, pero la ironía es que, por lo general, somos nosotros quienes la complicamos.

Soltar después de una ruptura no es fácil, pero generalmente somos nosotros los que nos amarramos y creamos nuestro propio sufrimiento.

¿Por qué sigues pensando en tu ex todos los días? Porque en algún nivel estás eligiendo hacerlo, ya sea consciente o no.

Cada vez que nos negamos a aceptar la realidad de una situación, ya sea energética, emocional o mentalmente, seguimos aferrándonos a ella.

En el proceso, es como si nos mantuviéramos prisioneros.

Si bien sanar lleva tiempo, puedes animarte a dejar ir, en lugar de apegarte.

Las cosas simples como practicar el amor propio, repetir afirmaciones amorosas, obtener apoyo profesional, volver a concentrarte en ti misma (tu trabajo, tus amigos, intereses y pasatiempos) pueden ayudar.

7) Estás conectada kármicamente

Todo el que entra en nuestra vida presenta una oportunidad de crecimiento y está ahí para enseñarnos algo.

Este es especialmente el caso cuando se trata de relaciones kármicas. 

El neuropsicólogo y miembro de la Universidad de Columbia Sanam Hafeez enunció en Healthline:

“Una relación kármica es aquella que está llena de una pasión que todo lo consume, pero es extremadamente difícil de mantener… son oportunidades para aprender algo sobre ti mismo que antes no sabías, así como las lecciones de vida más importantes en el amor. ”

Las características de las conexiones kármicas a menudo implican un vínculo fuerte instantáneo. Se vive la relación como una montaña rusa y hay ciclos aparentemente magnéticos de rupturas y reconciliaciones.

Entonces, si alguna vez pensaste, ‘¿por qué mi ex y yo no podemos dejarnos ir?’ Tal vez estés experimentando una relación kármica.

Al igual que las relaciones co-dependientes, las relaciones kármicas pueden sentirse agobiantes. 

Pero lo que estás sintiendo te ofrece una oportunidad para aprender, crecer y sanar en tu viaje por la vida.

8) Ustedes sois almas gemelas

¿Quieres saber con certeza si tu ex es tu alma gemela? 

Tal vez esta es la razón por la que todavía no dejas de pensar en él.

La relación de alma gemela es una que trasciende el plano físico. 

Es probable que el lazo entre ustedes nunca se corte definitivamente. Por lo tanto es normal que sigas pensando en tu ex aunque tal vez sientas que ya no lo amas. 

Las almas gemelas no son sólo parejas, sino que pueden ser familiares o amigos. Tal vez sea momento de redefinir su relación. Pero recuerda dejar pasar el tiempo necesario para el duelo. 

9) Estás idealizando a tu ex o a la relación

Tenemos la costumbre de ponernos anteojos de color rosa tanto al comienzo como al final de una relación.

Cuando nos enfrentamos a la pérdida de nuestra pareja, es demasiado fácil ver sólo lo bueno, hasta que terminamos creyendo que «mi ex era perfecto» o «nadie me hace sentir como mi ex lo hizo».

Si lo piensas es como un mecanismo de defensa, que te hace olvidar todo lo malo que tu ex hacia o el dolor que te causaba. Sólo quedan en tus pensamientos los momentos felices y todo lo supuestamente bueno que tu ex era. 

Todavía puedes honrar los buenos tiempos sin aferrarte a ellos. Porque la realidad es que nadie es perfecto, eso seguro.

Y el hecho de que ya no estéis juntos es la prueba de que vuestra relación estaba lejos de ser un cuento de hadas. Si lo fuera, no te habrías separado.

Eso puede sonar brutal, pero a veces necesitamos una dosis de realidad fría y dura por nuestro propio bien.

Porque el problema de tejer narrativas idealizadas inútiles sobre un ex o la relación es que eso sólo te detiene.

Te impulsa a reproducir escenas emocionales en tu mente, que mantienen encendida esa conexión cuando deberías dejarla ir.

En lugar de recordar todos los buenos momentos, rememora las peleas, las discusiones constantes, las decepciones y las frustraciones entre tú y tu ex si quieres seguir adelante.

10) Estás rodeada de recuerdos

Cuando finalmente te separas, es hora de guardar las fotos, y los objetos que te recuerdan a tu ex.

Pueden ser objetos inanimados, pero las «cosas» tienen significado para nosotros. 

Son simbólicas y pueden despertar fuertes emociones, creencias y pensamientos.

Meter la mano en el bolsillo y encontrar un caracol que tu ex te regaló durante las vacaciones generará todo tipo de sentimientos.

No es que estés intentando “borrar” a tu ex de tu mente o de tu vida, pero tampoco quieres rodearte de desencadenantes constantes.

Además, liberar espacio y limpiar la energía ayudará a refrescar tu espacio para un nuevo comienzo. Y quien sabe, la persona adecuada.

Así que, guarda (o regala/tira) los regalos que te hayan comprado, evita los lugares a los que hayan ido juntos y que te provoquen nostalgia, y asegúrate de dejar de seguir a tu ex en las redes sociales.

De lo contrario, el fantasma de tu ex permanecerá en tu vida incluso después de que se hayan ido, haciéndote sentir conectada a él.

11) Te estás cerrando a otras personas

Si han pasado años y todavía te sientes apegada a tu ex, podría ser el momento de preguntarte si estás haciendo espacio para nuevas conexiones románticas en tu vida.

Los expertos sugieren que saltar directamente a una nueva relación no es algo bueno cuando se hace como una forma de evitar emociones y sentimientos ligados a la relación anterior.

Pero aún así, muchas personas superan a alguien involucrándose con otra persona. En lo personal me parece una buena razón.

Existe fuerte evidencia de que las relaciones de “revancha” en realidad podrían ser buenas para nosotros. 

Las investigaciones sugieren que las personas que volvieron a las citas rápidamente se sintieron más seguras, deseables y merecedoras de amor. 

También se sintieron más independientes de su ex y seguras de sí mismas.

Si bien claramente no recomiendo correr directamente a los brazos de cualquiera, si ha pasado un tiempo y todavía suspiras por tu ex, puede valer la pena preguntarte si estás abierta a conocer a alguien nuevo.

Muchas personas se cierran después de una ruptura dolorosa. 

Si te has cerrado emocionalmente, es posible que excluyas a nuevas personas de entrar en tu vida. Con eso ó único que consigues es aferrarte a la conexión con tu ex.

12) Tu autoestima ha recibido un fuerte golpe

Un temor común que puede pasar por tu mente cuando termina una relación es que nunca encontrarás a nadie más. Tal vez pienses que algo debe estar mal contigo si tu ex “no te quiere” más.

Es normal tener una baja autoestima después de una ruptura. 

Si no deseabas separarte, tu sentido de valor propio puede verse afectado al lidiar con el rechazo.

Es posible que todavía pienses en tu ex aunque ya no lo quieras, porque todavía estás inestable. 

No te sientes lo suficientemente fuerte como para hacer las cosas sola.

La buena noticia es que la confianza no es algo que naturalmente tengas o no tengas. Es más como un músculo que trabajas.

Toma medidas para mejorar tu amor propio, tu autoestima, fortaleza emocional, independencia y gratitud.

Trabajar en la relación que tienes contigo misma te hará sentir cada vez más conectada contigo y menos a tu ex.

Pensamientos finales

A estas alturas ya deberías tener una buena idea de por qué piensas en tu ex aunque ya no lo quieras. Pero si aún no estás segura, te recomiendo ponerte en contacto con un asesor de confianza.

Los mencioné anteriormente, sus servicios me han ayudado en el pasado. Siempre los he encontrado profesionales, honestos y compasivos en sus lecturas. 

Siempre fui muy racional y no me confiaba de estos medios. Pero para serte sincera abrirme a estas alternativas me ha brindado una importante guía en mi vida. 

Entonces, en lugar de tratar de resolver esto por tu cuenta, puedes hablar con un asesor que te brindará la orientación y las respuestas que estas buscando.

Haz clic aquí para obtener tu propia lectura personalizada.